Saltar al contenido
Etnias

Pies Negros o Tribu Blackfoot

Pies Negros
Bandera de los pies negros- etnias.net
Bandera de los pies negros
  • Población: 32.000
  • Ubicación:
  • Idioma: siksiká (F. algonquina), inglés, francés
  • Religión:


 

¿Quiénes son los pies negros?

La tribu pies negros, conocida también como blackfoot tribe, blackfeet, Niitsitapi o Siksikaitsitapi. En realidad se trata de una colectividad de tribus que poblaban gran parte de norte América en lo que hoy forman las provincias de Saskatchewan , Alberta y Columbia Británica en Canadá y una tribu de indios americanos que habita el estado de Montana en Estados Unidos.

Esta confederación de tribus americanas estaría formadas por las siguientes etnias o naciones como prefieren llamarse.

  • El Siksika cuyo significado es Pie Negro en Canadá.
  • Kainai o Kainah que significa Sangre en Canadá.
  • El Piegan norteño, Peigan,  Piikani (“Apa’tosee” o “Batas Pobres”) que residen en Canadá.
  • Piegan del sur, Piegan Blackfeet (“Amskapi Piikani” o Pikuni) que habita los Estados Unidos, donde también se les conoce como la Nación de los Pies Negros .

 

Tribus algonquinas.

Las tribus algonquinas a la que pertenecen los pies negros figuran entre las más extendidas y de mayor relevancia histórica de toda de toda Norteamérica.

Mantuvieron usuales contactos con los nuevos colonos de esta zona y sus costumbres dejaron una huella indeleble en la imaginación popular.

Dato de interés
El gentilicio de pies negros les fue aplicado por otro pueblo de la familia lingüística algonquina, los indios cris, suponiéndose que hace referencia a algún género de calzado desparecido hoy en día, puesto que no guarda relación con peculiaridades de la pigmentación cutánea.

De una y otra pluralidad dialectal de su lengua proceden palabras incorporadas al inglés como squaw, tomahowk, wig wam y otras como mocasín o bien tótem.

Asimismo fueron algonquinos los pocahontas y el resto nativos con que se hallaron los habitantes de Jamestown, la primera colonia inglesa establecida en el Nuevo Mundo.

 

Evolución de la tribu blackfoot.

Probablemente sean los blackfoot o pies negros de las Llanuras, el pueblo más interesante y pintoresco de todo el grupo algonquino.

Así como los siux y los apaches, han contribuido de forma definitiva al término popular de lo que son y fueron los pieles rojas.

Hasta un grado que entristece a bastantes personas sensibles, los indios norteamericanos son ya historia y su viejo modo de vida ha desaparecido.

Ello no quiere decir que los blackfoot se encuentren a punto de extinguirse. Efectivamente padecieron numerosas pérdidas humanas por las epidemias, el hambre  y sobre todo a raíz de la sangría bélica. No obstante son más abundantes hoy en día que hace ciento cincuenta años.

Las estimaciones, no demasiado seguras de 1809 dan una cantidad de 5200 individuos.

Seguramente fueron en aumentando a lo largo del XIX, pero en fecha tan reciente como la década de los sesenta solo había unos 5000 en el estado de Montana y otros 2600 en la provincia canadiense de Alberta.

Dato de interés
Los blackfoot en la actualidad ya no son verdaderamente puros, en parte debido a la costumbre practicada en los primeros años de la colonización, de ceder sus esposas a los visitantes blancos en señal de cariño y hospitalidad.

Más tarde, como les sucedió a muchos nativos, se vieron sometidos a una notable explotación sexual. Los individuos puros, elemento mayoritario de su tribu en el e| año 1900, solo forman hoy en día un 20% del total.

 

Los pies negros en la actualidad.

A lo largo del siglo veinte los blackfoot han sido víctimas, como han sido otros pueblos, de la aculturalización inherente al contacto con los blancos.

Por una parte, muchos mestizos se han criado en hogares de lengua inglesa y mentalidad anglosajona, con residencias más agradables, mejor comida y ocasiones para integrarse sin complejidad en la sociedad blanca.

Estos individuos se han ido imponiendo en los consejos tribales, y han perdido la conciencia de identidad como pueblo.


Beneficiándose de una capacitación técnica y profesional, disfrutan de un nivel de vida superior al de muchos indios, si bien no alcancen aún la media de los blancos.

Con el tiempo se han ido reduciendo los individuos puros, mal alimentados, víctimas de la tuberculosis y del tracoma. Pero a pesar de sus diminutas, estos reservas preservan aun prácticamente todas las costumbres antiguas.

Entre estas costumbres ancestrales de los pies negros destacan.

  • Calzar mocasines.
  • Se trenzan la cabellera.
  • Lucen plumas y pinturas faciales.
  • Festejan una versión menor de la Danza del Sol, la que fuera otrora comunión, penitencia y en saltación mística de los blackfoot.

Se entiende que esta minoría recelosa de sus tradiciones se crea con derecho a monopolizar el nombre de la tribu y el prestigio de sus ancestros.

 

La tribu de los pies negros, reyes del noroeste americano.

A lo largo de la primera mitad del siglo XIX, el enorme imperio blackfoot se extendía desde el río Saskatchewan hasta las cabeceras más meridionales del Missouri.

Foto de un pie negro con su tocado tradicional de plumas - etnias.net
Foto de un pie negro con su tocado tradicional de plumas. Si bien los blackfoot se parecen mucho a la imagen popular del piel roja, la adopción de esta clase de tocado es parcialmente moderna. Como otros elementos de su vestimenta, procede de sus viejos contrincantes siux.

Abandonando las zonas frondosas al este de las Grandes Llanuras, se lanzaron con sus armas y sus caballos  que habían adquirido a los blancos (a los españoles concretamente que fueron quienes llevaron estos animales a América) en época temprana, a inicios del siglo anterior en dos direcciones principales. Hacía el oeste, hasta las estribaciones de las Montañas Rocosas y al sur, internándose en Montana.

Se abrieron camino a sangre y fuego, ganándose fama de ser los guerreros más temibles del Noroeste.

Aquella fue la temporada del atroz y magnífico auge de unos pieles rojas habituales, que vivían en campamentos de tipis, montaban a caballo, cazaban bisontes con arcos y flechas, arrancaban el cuero capilar (cabellera) de sus oponentes, fumaban en pipas rituales y se encontraban siempre y en todo momento en guerra con los vecinos indios crow y assiniboin.

Eran hombres de serenos rasgos mongoloides, respetuosos con la observancia religiosa, obedientes a las órdenes divinas llegadas a través de los sueños.

Lo único que no encaja con la presente imagen popular era su tocado, puesto que los blackfoot se encasquetaban una banda proveída de plumas ubicadas verticalmente, como corona.

El gran tocado de plumas que cae en catarata por la espalda es de origen de la tribu siux y se adoptó en plena decadencia blackfoot.

 

Los blackfoot y su relación con el hombre blanco.

A pesar de su probada bravura e incuestionable belicosidad, los blackfoot supieron capear el temporal de la invasión europea sin enfrentamientos de gravedad equiparables a los protagonizados por los indios apaches y los indios siux.

Claro está que hubo batallas y matanzas, pero la situación no llegó a estropearse hasta el castigó de la guerra total.

El instante culminante de este periodo fue el Tratado de 1885, a través del que las tierras de los blackfoot empezaron a reducirse hasta quedar en las presentes dimensiones de sus reservas de Montana y Alberta.

Su resistencia a las usurpaciones del blanco concluyó en 1870 con la matanza organizada bajo el pretexto de supuestos latrocinios y asesinatos. De los 219 blackfoot peigan solo quedaron 46 supervivientes, figurando entre las víctimas 90 y 50 pequeños.

La verdad es que ya estaban muy disminuidos, física y éticamente, por el alcohol y las enfermedades. Sin embargo, en determinados aspectos los blackfoot prosiguieron oponiendo resistencia y se negaron a dejarse culturizar o amoldarse a los usos de los blancos.

Especialmente, no mostraron interés alguno en transformarse en campesinos sedentarios.

Pero los sucesos se volvieron en su contra y debieron renunciar a actitudes mantenidas a lo largo de mucho tiempo, cuando el bisonte les parecía inacabable

 

Etapas de la historia de los blackfoot.

En su historia se distinguen 3 fases a la perfección definidas.

 

Primera etapa.

Ya antes de la introducción de los caballos en Norteamérica eran un pueblo nómada dividido, como en la actualidad, en tres tribus independientes y alidadas:

  1. Los peigan, numéricamente dominantes.
  2. Los kainah o blood.
  3. Los siksika o blackfoot (pies negros) y también conocidos como “blackfoot del norte“.

En esta época su economía dependía del bisonte, lo que les forzaba a seguir a los rebaños en sus incesantes desplazamientos por las Grandes Llanuras.

Travois arrastrado con perro y con caballo - etnias.net
Travois arrastrado con perro y con caballo

Antes que los españoles introdujesen el caballo en américa, los blackfoot usaban perros para transportar pequeñas cargas. La sencillez del travois dejó amoldarlo de manera fácil al caballo, dotando a la tribu de una movilidad ignota hasta ese momento.

Por carecer de otros animales domésticos, las escasas posesiones de aquellos nómadas se transportaban con ayuda de perros, enganchados a los travois, fáciles plataformas en forma de A, sin ruedas, que más tarde se amoldaron al caballo.

En aquella etapa los perros resultaron realmente útiles, puesto que un animal fuerte podía arrastrar hasta treinta kilogramos de fardos, permitiendo de esta manera el periplo de los blackfoot, que englobaba prácticamente un año entero.

 

La caza del bisonte.

Se dividían en partidas de veinte o bien treinta familias, capaces de defenderse y sobre todo lo suficiente numerosas como para separar los bisontes de su rebaño y darles muerte con arcos y flechas.

En otoño se sacrificaban grandes cantidades de bisontes y se guardaba esta carne para el invierno en campamentos emplazados en algún valle protegido.

Caza del bisonte por los indios americanos - etnias.net
Caza del bisonte por los indios americanos

A lo largo de esta estación se cazaba asimismo ocasionalmente, cuando el tiempo lo dejaba, pero la preocupación primordial era subsistir al frío estricto.

La carne de bisonte formaba una espléndida dieta y era considerablemente más sabrosa para los blackfoot, que la de vacuno.

El bisonte se aprovechaba en su totalidad. Con el cuero se elaboraban los tipis o tiendas, prendas, arneses, lechos y otros artículos de primera necesidad. Con los cuernos hacían tazas y cucharas

Los ligamentos eran usados como cuerdas, sobre todo para los arcos y la panza, en resumen, se usaba como recipiente.

Todos participaban por igual de las provisiones alimentarias, sin clases sociales ni auténtica organización política.

Los varones eran guerreros, cazadores y artesanos y las mujeres, aparte de dirigir el hogar, cooperaban en las cacerías.

 

Segunda etapa.

El primer cambio esencial en su historia se generó en el siglo XVIII, al encontrarse con el hombre blanco y adquirir de éste caballos y armas.

De estas dos novedades, la primera fue con mucho la más esencial. Las escopetas eran caras y poco precisas (100 años después, muchos indios seguían prefiriendo el arco y las flechas.

EL CABALLO TRASTORNÓ POR COMPLETO LA VIDA DE LOS BLACKFOOT

De hecho, aumentó su movilidad y se transformó en la mitad de pago, empezando una distinción social hasta ese momento desconocida. Se acentuó la eficiencia de las partidas cazadoras, cuando sus componentes dominaron la equitación y el bastante difícil arte de disparar desde una montura lanzada al galope.

También aumentó  su belicosidad, por cuanto una gran parte de los enfrentamientos siguientes con otros pueblos se debieron al deseo de asaltar sus cuadras.

Este chaval mestizo ha heredado la habilidad en el manejo de los caballos que distinguió a sus ancestros blackfoot, merced a la que fueron los mejores cazadores de las Grandes Llanuras - etnias.net
Este chaval mestizo ha heredado la habilidad en el manejo de los caballos que distinguió a sus ancestros blackfoot, merced a la que fueron los mejores cazadores de las Grandes Llanuras

A mediados del XIX, sobre la base de una disponibilidad de carne supuestamente inacabable, el estilo de vida tradicional empezó a acusar el influjo de otros habitantes de Norteamérica.

El contacto con los blancos fue trascendental, no solo en lo puramente mercantil, sino más bien en sus usos y costumbres, puesto que a cambio de carne y pieles recibieron el incierto beneficio de nuevas armas, alcohol y tabaco.

 Hacia esta época crearon o copiaron de sus vecinos la conocida Danza del Sol.  

Los pies negros siempre fueron un pueblo religioso e inclusive místico. Este ritual, además de suponer una prueba de virilidad, les daba el medio de lograr el éxtasis mediante la mortificación.

El minucioso ritual de la Danza del Sol, centrado en torno a una mujer de probada virtud y lealtad conyugal, empezaba con un acto similar a la comunión cristiana, en el que las lenguas de bisonte equivalían al comestible sacramental.

El instante culminante llegaba cuando uno de los hombres, cumpliendo algún voto, se introducía un palo aguzado entre la piel y la carne del pecho, de tal modo que los dos extremos sobresaliesen a derecha e izquierda, sin llegar a dañar los órganos vitales. Las puntas del palo se sostenían con cuerdas a un larguero elevado.

Entonces comenzaba la danza propiamente dicha. El hombre se contorsionaba hasta el momento en que su peso poniendo en tensión las cuerdas, le libraba del palo tras desgarrar la piel del pecho. Ciertos ancianos aún preservan la señal del sanguinolento rito, que consideran experiencia aterradora pero magnífica.

 

Los bisontes desaparecen de las grandes llanuras.

Más de un viajante blanco se había fascinado frente a los grandes rebaños que oscurecían las praderas ha donde alcanzaba la vista.

A lo largo del decenio 1870, su número empezó a disminuir de forma rápida a raíz de la absurda matanza de que eran objeto.

Caluroso en invierno y fresco en verano, resistente y simple de transportar, el tipi o tienda fue a lo largo de siglos la residencia ideal de los blackfoot
Caluroso en invierno y fresco en verano, resistente y simple de transportar, el tipi o tienda fue a lo largo de siglos la residencia ideal de los blackfoot. La cubierta, compuesta por pieles de bisonte, se extendía sobre una armazón de encallas.

El avance de los colonos y los incendios forestales los iban expulsan de su hábitat. En 1877 se pusieron en práctica medidas para conservar las manadas.

Aunque era demasiado tarde, un par de años después el hambre hacía estragos entre los blackfoot de Canadá y E.U.

Aquellos cazadores soberbios, antes amos y señores de las llanuras noroccidentales, terminaron con el animal que fuera base de su economía, viéndose forzados a vivir en la ocasional caridad del blanco, materializada en forma de alimentos extraños para ellos.

A lo largo del decenio de 1880 fallecieron de inanición un cuarto de los peigan.

 

Tercera etapa.

De este modo empezó el periodo actual de la historia blackfoot. Apremiados por el hambre, debieron sedentarizarse en pequeñas reservas empezando la penosa adaptación a nuevas formas de vida, con más éxito en la ganadería que en la agricultura.

Reserva india blackfoot - etnias.net
Reserva india blackfoot

 

Se comenzó a tomar de serio a los reverendos, empeñados desde el siglo XVIII en transformarlos al cristianismo. Los pequeños, educados en escuelas blancas, adquirieron el indispensable bagaje cultural que les capacitaría para enfrentarse a la nueva situación.

LAS CABAÑAS DESPLAZARON A LOS TIPIS, LOS TRAJES OCCIDENTALES A LA VESTIMENTAL TRADICIONAL, LAS CARRETAS A LOS TRAVOIS.

Sin fuerzas ya para la guerra, adoptaron usos y costumbres de tribus antaño hostiles. Con gran lentitud y no pocos avatares fueron admitiendo lo irresoluble. Si bien eran y prosiguen siendo pobres, consiguieron satisfacer prácticamente todas sus necesidades básicas, salvo a lo largo de la sequía de 1921, año en que volvieron a depender del hombre blanco.

Desde entonces los blackfoot han mejorado su situación y hacia el año 1950, más de una tercera parte de sus hijos vivían fuera de las reservas, abriéndose camino en un mundo nuevo.