Saltar al contenido
Etnias

Indios Apache

Indios apache - etnias.net
Bandera de los indios apache - etnias.net
Bandera de los indios apache
  • Ubicación: Estados Unidos.
  • Población:
  • Idioma: Inglés, el apache fluido prácticamentente no lo habla nadie hoy en día.
  • Religión:

 

Historia de los indios apaches.

Hace unos mil años, los pueblos de lengua apache abandonaron las zonas subárticas de la Norte américa occidental, desplazándose hacia el sur. Llegaron concretamente hasta el suroeste de los presentes Estados Unidos donde muchos de ellos se establecieron.

Desgajándose del conjunto primordial, el resto siguió su marcha al Este, en pos de nuevas zonas de caza.

Los apaches al igual que otras tribus como los comanches o arapajos dependían de la caza para su alimentación
Los apaches al igual que otras tribus como los comanches o arapajos dependían de la caza para su alimentación

A inicios del siglo XVI, este contingente oriental, conocidos como la tribu apache de las llanuras,  había quedado absolutamente apartado, perdiendo el recuerdo de su histórica vinculación con el resto de los apaches, como son los jicarillas, lipen, mescaleros, chiricahuas, navajos y apaches occidentales. Desde ese momento, los dos grupos prosiguieron su camino.

La fortuna de los apaches occidentales tiene particular interés, puesto que fue la suya una de las contadas tribus norteamericanas que preservaron sus tierras.

 

Dónde viven los indios apaches. Reservas indias: Fort Apache.

Muchos de ellos viven y trabajan en los mismos rincones que habitaban sus ancestros, continuidad reflejada en una arraigada tradición cultural, sostenida y alimentada por su apego a la patria y a los viejos lugares sagrados.

Reservas indias, entre la que se encuentra la Reserva India de SFort Apache perteneciente a los Indios Apache. - etnias.net
Reservas indias, entre la que se encuentra la Reserva India de SFort Apache perteneciente a los Indios Apache.

En 1870 se creó la reserva de Fort Apache, donde hoy en día radican unos 12500 apaches occidentales, distribuidos en 9 poblados.

De estos, el de los cibecúes es el más apartado, entre montañas y lejos de las sobrantes comunidades.

Hasta procederse al pavimentado del camino de montaña que conducía a su poblado, los cibecúes apenas sostuvieron contacto con la cultura estadounidense. Se trata de una pequeña comunidad sumamente conservadora, con gran apego a las viejas opiniones y recelosa de las liturgias tradicionales de su pueblo.

 

Imágenes de indios apaches.

A continuación tienes algunas fotos de indios apaches sacadas en el S. XVIII.

 

Tatuajes de indios apaches.

El fenómeno tribal en nuestros días está bastante extendido por prácticamente todo el mundo y uno de los sectores en el que se ve reflejado es en el de los tatuajes. Indios y apaches son dos conceptos relacionados que tienen bastante demanda entre los que buscan un tatuaje que colme sus expectativas.

A continuación tienes seis tatuajes de indios apaches bastante conocidos.

 

Maquillaje de los indios apaches.

Al igual que sucede con los tatuajes, el maquillaje relacionado con los indios apaches de Estados Unidos también reflejan le el predominio de la moda tribal.

 

Ritos y creencias.

Resaltan entre los apaches occidentales las liturgias de sanación que efectúan los hechiceros cibecúes, verdaderos maestros en su arte, a juzgar por cuanto afirman el resto de apaches. Su fama se basa en las enseñanzas trasmitidas por un insigne hechicero, Willie Neal, cuyos acólitos disfrutan hoy en día de prestigio y autoridad indiscutidos.

Los tratamientos apaches prosiguen pautas diferentes a las de la medicina occidental.

Robustecen el deseo del paciente de recuperar la salud perdida, calman ansiedades y tensiones y también infunden seguridad.

La silueta de un descendiente de los bravos apaches, recortándose sobre el duro paisaje de Arizona, no ha perdido ni un ápice de su majestuosidad - etnias.net
La silueta de un descendiente de los bravos apaches, recortándose sobre el duro paisaje de Arizona, no ha perdido ni un ápice de su majestuosidad

Sin despreciar los servicios del centro de salud instalado en la reserva, puesto que no vacilan de la eficiencia del tratamiento de los médicos blancos, los apaches estiman que su medicina ofrece mejores diagnósticos y una protección más eficiente contra determinadas causas de enfermedad.

Una grave enfermedad puede deberse al menosprecio del enfermo por las Cosas Sagradas.

Algunas de estas prohibiciones resultan prácticas, puesto que combaten el origen de infecciones y epidemias.

Otras, en cambio, son un resto del respeto apache a los poderes del planeta natural. Algunos tabúes que o se podía traspasar si no se quería incurrir en una ofrenda a lo sagrado eran como una especie de mandamientos y que todo apache debía conocer como “No vas a pisar el rastro de la serpiente” o “Te abstendrás de comer la lengua del ciervo y no apartarás la cola de su pellejo”, entre otras.

 

Tipos de ceremonias.

A través del pago de un salario, el hechicero puede practicar dos clases de ceremonias. Una breve, de simple formulación del diagnóstico y otra mucho más difícil, propiamente curativa, que dura una noche.

Recreación de la Danza del Sol realiza anualmente por los descendientes de los Apaches - etnias.net
Recreación de la Danza del Sol realiza anualmente por los descendientes de los Apaches.

Las dos liturgias aceptan abundante variedades, aunque ciertos objetos rituales resultan indispensables, como por ejemplo, una pluma de águila con base de turquesa y cierta cantidad de polen de espadaña conocido como polvo sagrado.

Ya antes de esconderse el sol, el hechicero acostumbra a contar ciertas historias sobre el origen mítico del ritual. Se trata generalmente de relatos espectaculares, cuyo objeto es poner de relieve la perenne actualidad de los procedimientos tradicionales.

Durante la liturgia, efectuada en presencia de los familiares y amigos del enfermo, el hechicero entonará los cantos preceptivos.

Sin embargo y a pesar de la persistencia de estas antiguas costumbres, es incuestionable que la vida en las reservas ha traído consigo muchos cambios, desgastando la vieja organización social de los apaches occidentales.

 

Música de la indios apache – Canción de Guerra.

La música y canciones rituales ha formado parte de las tribus indias de Estados Unidos en general desde tiempos inmemoriables y entre ellas los indios apache.

 

Adaptación a las costumbres de los nuevos colonos.

El riachuelo Cibecúe discurre por un vale de escasa profundidad, hallándose los campamentos apaches en las dos márgenes de esta corriente, durante un tramo de unos 9 km.

Son numerosas las incursiones y enfrentamientos entre los indios apaches y el ejército de la época de Estados Unidos
Fue posible en su día ver a los indios apache en combate con el ejército americano de la época de Estados Unidos

Establecidos en pequeños conjuntos de cabañas rodeadas de sembrados, la apertura de una escuela y la consecuente obligatoriedad de la asistencia para todos y cada uno de los pequeños apaches, terminó con las invernadas en los campamentos de los ríos Salt y Gula.

Con esto se dio un paso definitivo a la igualdad de todos y cada uno de las tribus de la zona.

 

Organización social.

Ya antes de crearse las reservas, la principal unidad económica de los apaches era una agrupación familiar famosa por el nombre de gota, siendo todas y cada una de las actividades agrícolas, pecuarias y mercantiles empresa exclusiva de la colectividad.

 

Pero la insistencia del sistema económico occidental en la productividad y la capacidad rentable del individuo, como la entrada en vigor de nuevas leyes, puso punto y final a la propiedad comunitaria de la tierra, entregándola a personas físicas o bien jurídicas.

Por eso que el viejo sistema gota se haya visto apartado a un segundo plano por el moderno gowa, conjunto unifamiliar compuesto por un matrimonio y sus familiares más directos.

Los ancianos critican estas novedades y de forma especial el egoísmo de quienes tienen empleo, recordando los tiempos en que todos y cada uno de los gowa compartían sus recursos, a fin de que absolutamente nadie pasase necesidad.

Mujeres apache mostrando artesanía al estilo tradicional de su pueblo. La artesanía es en la actualidad una esencial fuente de ingresos para muchas familias de las reservas
Mujeres apache mostrando artesanía al estilo tradicional de su pueblo. La artesanía es en la actualidad una esencial fuente de ingresos para muchas familias de las reservas.

En nuestros días, prácticamente todas las familias viven de la venta de reses y los hombres trabajan como peones o bien cobran el subsidio de desempleo. Tan grave llega a ser el inconveniente de la carencia de trabajos, que numerosas familias viven continuamente endeudadas con las tiendas de la reserva.

La caza ya no puede practicarse fuera de temporada y si bien se cultivan cereales y hortalizas, solo cubren una parte de las necesidades alimentarias.

 

Principal unidad social. La gota.

Como ente social, la gota conserva aún algo de su significado. La correspondencia de sus componentes sigue siendo matrilineal.

Cuando se contrae matrimonio, es el hombre quien se traslada a la residencia de sus suegros.

Las mujeres, cuya estirpe forma el núcleo central del gota, efectúan sus funciones en régimen cooperativo, muelen el cereal, recogen leña, lavan la ropa, guisan y cuidan de todos y cada uno de los pequeños.

 

La manalidie y la lindidie.

Contaban con dos sociedades únicamente masculinas, a las que pertenecían prácticamente todos los hombres capaces para la guerra.

La más esencial recibía el nombre de manalidie y además de formar una suerte de casino donde se narraban historias bélicas, era un centro para la capacitación moral de los jóvenes.

La otra sociedad es la que se refiere a la Sociedad del Caballo, o bien lindidie, la formaban solo 10 o 12 guerreros distinguidos por su excepcional valor.

 

Cultura y costumbres.

Los apaches cibecúes siguen viviendo en consonancia con muchas de sus viejas costumbres, pero más al este, los apaches de las llanuras están desconectados de la cultura que a lo largo de siglos fuera base de su existencia.

Fotografía de 1880 de apaches guerreros
Fotografía de 1880 de apaches guerreros

Dado su escaso número, seguramente no pasaron jamás de cuatrocientos, los apaches de las llanuras vivían juntos una gran parte del año, campando en pequeños grupos al lado del río. Asimismo se les conoce como apaches kiowas, por su usual participación en las liturgias organizadas por esta gran tribu.

Estas relaciones terminaron durante siglo pasado con la incorporación de los indio apache en la solemne Danza del Sol, organizada todos los veranos por el pueblo kiowa, como en las cacerías otoñales.

Al llegar el invierno los apaches de las llanuras retomaban su camino, con lo que jamás se integraron políticamente en la enorme tribu. Aferrados a su lengua y cultura, hicieron cuanto les fue posible por no entremezclarse en las disputas entre el Gobierno y los kiowas.

El semblante de este jefe apache refleja el destino que depararía a su pueblo - etnias.net
El semblante de este jefe apache refleja el destino que depararía a su pueblo. Su vieja forma de vida, basada en la explotación comunal de las tierras, desapareció con la desmembración del patrimonio tribal. A día de hoy. los apaches viven de cuanto pueden ganar individualmente y del subsidio de desempleo.

En contraste a sus hermanos del Suroeste, los apaches de las llanuras no acosaban a otras tribus. Por contra, organizaban usuales incursiones contra las poblaciones españolas y después mexicanas de la zona meridional de su territorio.

Interesados sobre todo por los caballos, estos apaches fueron bastante tiempo distribuidores de monturas para las tribus de las llanuras centrales y del Missouri medio.

 

La caza del bisonte.

Quizás fuesen estos apaches, entre todas y cada una de las tribus históricas de las Grandes Llanuras, los primeros en hacer de la caza de bisontes su primordial fuente de subsistencia.

Cuando Coronado atravesó las Llanuras entre 1539 y 1541, descubrió tribus de indios que proseguían a las supuestas vacas (bisontes), vivían de su carne y aprovechaban su piel para elaborar prendas y otros objetos.

La caza del bisonte americano constituía la base d ela alimentación de numerosas tribus indias - etnias.net
La caza del bisonte americano constituía la base d ela alimentación de numerosas tribus indias

El procedimiento para apresar bisontes dependía del número de animales que había en los aledaños.

Algunas tribus habituaban conducirlos hasta algún acantilado, donde los precipitaban. Pero como en las llanuras meridionales no había precipicios, los apaches usaban la táctica del rodeo, ya que habían aprendido a montar los caballos traídos a América por los españoles.

Cuando los exploradores encontraban el rebaño, los jinetes apartaban varias reses y procedían a cabalgar en torno a ellas hasta aprisionarlas en un estrecho círculo donde era más simple darles muerte con sus flechas.

Las piezas cobradas se transportaban hasta un campamento temporal, donde los hombres procedían a desollarlas y despedazarlas y las mujeres cortaban la carne y la adecuaban para su conservación.

El aprovechamiento era tan completo que cuando los apaches abandonaban uno de aquellos campamentos apenas dejaban tras ellos algo más que huesos.

Estas cacerías efectuadas a lo largo del estío y una parte del otoño se extendían hasta amontonar suficientes reservas de carne para resistir los duros inviernos de las llanuras.

 

Tratados de paz.

Con la firma del primer Tratado de Paz y Amistad de 1837, el Gobierno federal reconocía oficialmente a los apaches de las llanuras, consiguiendo a cambio permiso para abrir puestos comerciales y otras instalaciones en el territorio.

El legendario Jerónimo retratado en 1886 - etnias.net
El legendario Jerónimo retratado en 1886, año de sometimiento terminante por la caballería de los Estados Unidos. Jerónimo dirigió los últimos y vanos los sacrificios de los apaches chiricahuas por proteger su libertad. La mutua falta de confianza enturbió las relaciones entre las dos tribus, radicalizados por la intransigencia de los políticos de Washington.

El tratado de 1865, corroborado por 5 tribus entre las que se encontraban los apaches de las llanuras, kiowas, comanches, cheyennes y arapajos, establecía el libre tránsito de los blancos por sus tierras a cambio de protección, alimentos y ropas por la parte del Gobierno.

Un par de años después se firmaba en Medicine Lodge, Kansas, el último de los grandes tratados relativos a las Llanuras meridionales. Según este Tratado, las cinco tribus de indios señaladas debieron abandonar a sus tierras al norte del río Arkansas, para retirarse a unas reservas ubicadas en el recién creado Territorio Indio de Oklahoma.

A pesar de las vulneraciones de algunas tribus, los apaches de las llanuras respetaron este pacto.

Pasados veinte años de relativa calma, un nuevo cambio en la política gubernativa afectaría de modo terminante a las cinco tribus. El Congreso aprobó la colonización blanca del Territorio, disponiendo la entrega de parcelas a los indios, terrenos donde los apaches de las llanuras han vivido desde ese momento.

 

Los indios apaches en la actualidad.

La decadencia cultural y económica de estos pueblos había comenzado, puesto que desaparecidos los rebaños de bisontes y a pesar de los incentivos ofrecidos a la producción agrícola, el clima y la pobreza del suelo fueron obstáculos de bastante difícil superación.
Pocos apaches lograron llevar a buen término las cosechas.

Comenzaron de esta manera a alquilar sus tierras a labradores y ganaderos blancos, pensando a vivir de estos ingresos.


A la merced de unos alquileres fluctuantes y poco remunerativos, muchos apaches debieron admitir todo tipo de trabajos.

La mayor parte son en la actualidad temporeros o bien desempeñan trabajos no cualificados completando sus ingresos con el subsidio de desempleo.

Apenas han variado en número desde su primer contacto con los blancos, pero su conciencia como pueblo se desvanece y su lengua está prácticamente extinguida, puesto que no quedan pocas personas capaces de hablarla con soltura.

Como ocurriese con tantas tribus indias de los Estados Unidos, la sociedad blanca está asimilando velozmente a los apaches de las llanuras. Al quitarles sus tierras se les privó de sus medios de vida, único soporte posible de su original cultura. Hasta la fecha, nada ha podido compensar aquella pérdida.