Saltar al contenido
Etnias

Esquimales

  • Población: 175.000.
  • Idioma: Esquimal, inglés, ruso, danés.
  • Ubicación: Groenlandia (Dinamarca), Canadá, Estados Unidos y Rusia.
  • Religión: Chamanismo, cristianismo.

 

Quiénes son los esquimales

Por esquimal se entiende a las poblaciones indígenas que habitan la región ártica de Groenlandia, Canadá, Estados Unidos y Rusia.

El esquimal de Canadá considera despectivo este término y prefiere que se le denomine inuit que en su lengua significa “el pueblo”. En Alaska y Siberia sí que se usa el término esquimal y en Groenlandia son posibles ambos términos para referirse a estos pueblos.

Antropólogos, exploradores y mercaderes han difundido miles de artículos y libros sobre los esquinales.

Se les ha descrito como una raza de corta estatura y piel bronceada, de carácter indómito y que puebla las tierras desoladas del Ártico.

Se ha dicho de ellos que ofrecen sus mujeres a los forasteros, que abandonan a los pequeños no deseados en la nieve, matan a sus ancianos y prefieren comer la carne cruda o muy pasada.

La verdad sobre la vida de los esquimales, verdaderamente interesante, es más profunda de lo que estos relatos pueden sugerir.

 

Principales pueblos y etnias esquimal.

Hay múltiples géneros de esquimales. Gran cantidad de la literatura actual se refiere al esquimal tradicional, el esquimal precedente a la llegada del hombre blanco, antes que el comercio y las nuevas ideas alteraran su cultura.

Los esquimales se los puede clasificar en dos grandes grupos étnicos.

  • Los yupik, que habitan el Sur de Alaska y la península siberiana de Chukchi.
  • Los inuit que se reparten por el norte de Alaska, Canadá y Groenlandia.

A estos dos grupos habría que añadir los sadlermiut, descendientes de la cultura Dorset, cuya población se extinguió de la bahía de Hudson en el año 1902 debido a las enfermedades traídas por los europeos.

Algo se conoce de los viejos esquimales, si bien la arqueología aporta poquísimos datos sobre ellos.

De todas maneras, los esquimales en la actualidad sostienen aún muchas de sus tradiciones culturales, si bien como la mayoría de los pueblos primitivos se amoldan, con gran complejidad a la economía mundial y a los inconvenientes sociales creados por el contacto con el exterior.

 

Imágenes de esquimales.

A continuación tienes una fantástica lista de fotos de esquimales cuidadosamente seleccionada para que peudas ¡verla y disfrutarla! Puedes hacer click sobre la imagen para verla mucho más grande.

 

Quienes eran los esquimales.

El origen de los esquimales se pierde en la noche de los tiempos. Sin embargo, los arqueólogos coinciden en aseverar que los pueblos que llamamos esquimales brotaron en el estrecho de Bering hacia el año cinco mil antes de Cristo.

Fotos de Esquimales - etnias.net
Fotos de Esquimales

Su cultura registra cuatro periodos primordiales, con muchas alteraciones locales, en su prehistoria.

Hacia el año 3000 A.C, los esquimales de la llamada cultura Pre-Dorset se extendieron desde Alaska hasta ocupar el norte de Canadá, la península de Labrador y Groenlandia.

Como harían los esquimales que les sucedieron, aquellos hombres vivían de los mamíferos marinos, de los caribúes y de la pesca. Fueron apartados por pueblos de la cultura Dorset, que parece haberse desarrollado en el Ártico central, entre el año 1000 y 800 a.C, sobresaliendo por sus nuevas formas de arte vinculadas con el chamanismo y ciertas prácticas religiosas.

 

Disfraces de esquimal.

La cultura de etos pueblos siempre ha despertado mucha curiosidad fuera de su ámbito territorial. Una muestra de ello es la demanda y oferta de disfraces de esquimales que hay en el mercado. A continuación vamos a mostrar algunos ejemplos que puedes encontrar, quizás te termine gustando para ti o tus hijos.

 

Disfraz de esquimal para niña.

Disfraz de esquimal para niño.

 

La cultura Thule.

Aquellos esquimales subsistieron hasta el año 1300 d.C., si bien cuatrocientos años ya antes comenzaron ya a dejar paso a una nueva ola de emigrantes de la cultura Thule.

Los pueblos Thule comenzaron a utilizar perros como animales de tiro para sus trineos y desarrollaban técnicas para la caza de la ballena.

En el siglo XVIII evolucionaron hasta transformarse en el tipo esquimal que conocieron los exploradores modernos.

La prehistoria esquimal se va completando gradualmente, un año tras otro conforme se hallan los eslabones perdidos con nuevos descubrimientos.

 

Dónde viven los esquimales.

Hoy en día, los esquimales son una de las razas indígenas más remotas.

Mapa interactivo de la región donde viven los esquimales

Se hallan esparcidos por Siberia nororiental, las costas septentrionales, en muchas islas del ártico de Norteamérica y en la costa de Groenlandia, a lo largo de una faja que se prolonga de oeste a este prácticamente, unos cinco mil quilómetros.

La mayor parte de los esquimales viven sobre el límite septentrional de los bosques, donde el verano es corto y los 9 meses de invierno muy fríos.

Sin embargo, los esquimales sabían aprovechar bien la nieve, el hielo, la piedra, la madera arrastrada por las aguas y varios animales, únicos recursos naturales de su tierra, para vivir confortablemente en el clima más frío y oscuro que ha conocido el hombre.

 

La vivienda esquimal. El iglú.

La residencia invernal de los esquimales, en forma de iglú, se edifica con bloques de nieve. Su interior se calienta con el calor humano y con lámparas de esteatita en las que se quema aceite de foca. Los visitantes europeos hallan estos iglúes demasiado calurosos.

A lo largo del verano vivían en tiendas, y en invierno se instalaban en casas semienterradas hechas con tierra, pedazos de madera y piedras, o bien en chozas de nieve, no de hielo en forma de bóveda.

Todas y cada una de estas construcciones, partiendo de la base de que el aire caliente sube, tenían la entrada por una puerta o bien túnel ubicado bajo el nivel del suelo.

LOS EXPLORADORES QUE VISITARON ESTAS VIVIENDAS LAS DESCRIBEN COMO DEMASIADO CALUROSAS

De esta forma se preservaba el calor humano y el producido por una llama que quemaba aceite de foca en una vasija de esteatita.

 

Cómo son los inuit.

Pese a la distancia, el tipo físico del esquimal es bastante uniforme.

Aspecto de un esquimal - etnias.net
Aspecto de un esquimal

De constitución fuerte, mediana estatura, cara ancha y desnarigada, ojos oscuros y pelo negro y lacio.

 

Cultura y costumbres.

Todos compartían una misma lengua, el folclore, el chamanismo y muchas técnicas de caza y costumbres sociales.

Los esquimales son en la actualidad ciudadanos de las diferentes naciones que tomaron posesión de sus viejos territorios. Rusia, en la zona de los Chukchi, de los EE.UU en Alaska, de Canadá, y de Groenlandia, que es una provincia danesa y participan en sus Gobiernos nacionales.

Ha sido en este siglo cuando se ha intentado entender y explicar la sociedad esquimal. Pero poquísimos de cuantos se han ocupado de esta tarea han llegado a dominar su lengua lo bastante para sintonizar sin prejuicios con las costumbres esquimales.

Por tanto, cualquier descripción que refiera la historia y vida de este pueblo ya antes de tomar contacto con los europeos no puede ser completamente inequívoca.

De las viejas narraciones y con lo que se vamos conociendo se puede hacer un cuadro bastante preciso de la sociedad esquimal del periodo anterior a la introducción de las nuevas herramientas, las nuevas ideas y las nuevas enfermedades, lo cual trastornó absolutamente su vida.

El complejo lenguaje de los esquimales ha despertado la admiración de los lingüistas capaces de aprenderlo.

Su folclore y sus prácticas religiosas eran plenamente apropiados para su tierra, como su complicado código de comportamiento social. La sociedad actual debería aprender de las reglas de convivencia de los esquimales puesto que ningún pueblo ha resuelto los problemas que comporta la carencia de espacio vital.

Algunas costumbres que resultan chocantes para los europeos, como el compartir las mujeres, evolucionaron a lo largo del tiempo por muchas razones prácticas.

En una sociedad de cazadores como la suya, un hombre es rico no en posesiones materiales, sino más bien por el número de hermanos en quien pueda respaldarse ética y físicamente.

Si un día cae enfermo o bien no tiene suerte en la caza, puede compartir parte de lo que hayan cazado sus hermanos. Este vínculo familiar resulta en consecuencia definitivo en casos críticos.

Curiosidad
El esquimal que no tenía hermanos los podía adquirir de múltiples maneras. Compartiendo su mujer con otro hombre, ofertando un hijo suyo a otro, o bien admitiendo como hijo adoptivo el descendiente de otro esquimal.

Gracias a la adopción, una familia pobre podía dejar en las manos adecuadas al hijo que no podían nutrir, y que exponía la supervivencia del resto.

Si ello no era posible, se dejaba al pequeño en la nieve, decisión que se tomaba justo después del nacimiento, ya antes de darle un nombre y de considerarle como una persona.

Respecto a la eutanasia, pudo acontecer en ocasiones que un anciano o bien enfermo, siendo consciente de ser un lastre para la familia, cuya movilidad era indispensable para las emigraciones estacionales, solicitara, al no poder continuar al grupo, que le ayudasen a fallecer.

 

Evolución de la población esquimal.

Debido a que en los censos no todos se declaran esquimales es imposible calcular con precisión su población actual.

A mediados del siglo XX, su número se estimaba en unos 87.000. Prácticamente la mitad de ellos eran groenlandeses, mestizos en su mayor parte de esquimales y daneses, unos 30000 vivían en Alaska, 17000 en Canadá y unos 1000 en Siberia.

En el último mes del año de 1971, el estado de Alaska decretó una ley que reconocía los títulos y derechos de propiedad de todos y cada uno de los nativos, incluyendo a aleutas y amerindios sobre los minerales de unos 16 millones de hectáreas de tierra.

A resultas de esto, muchos habitantes de Alaska que nunca hubiesen declarado tener sangre indígena, hacen todo lo que resulta posible para probarla y el número de esquimales asciende velozmente.

Además de esto, en Alaska, Canadá y Groenlandia la población esquimal presenta un alto índice de desarrollo, más del 2% anual, tasa que está por encima del promedio nacional de los países respectivos.

Hoy en día, los esquimales ya no están en riesgo de extinción, pero hubo instantes en que estuvieron a puntito de desaparecer.

Si bien no es posible concretar la población esquimal precedente a la llegada del hombre blanco, parece ser que su número era tan elevado como en la actualidad, o incluso más.

 

Contacto con los europeos.

Sus primeros contactos con los europeos, breves y poco amistosos, se basaron en intercambios con los escandinavos.

En Vinland, que es el nombre que los vikingos de Leif Ericson dieron a una porción de Canadá, posiblemente Terranova,  hacia el año 1000 y en Groenlandia a mediados del siglo XIII.

Este esquimal se sirve de una red para apresar a una foca al lado de su agujero de respiración en el hielo
Este esquimal se sirve de una red para apresar a una foca al lado de su agujero de respiración en el hielo. Las focas proveen a los esquimales de carne, aceite para alumbrarse, pieles para hacer vestidos, botes y tiendas, como de los huesos con que se fabrican ornamentos y armas.

Los esquimales que conoció Martin Frobisher (marino inglés que hizo tres viajes al Ártico para buscar el Paso del Noroeste ) en tierra de Baffin a lo largo de sus 3 viajes entre 1576 y 1578, pertenecían seguramente a la cultura Thule.

En los principios del siglo XVII, múltiples expediciones a cargo de Frobisher procuraron el conocido paso del Noroeste a través de la Bahía de Hudson, enfrentándose en ocasiones con esquimales.

El segundo capítulo de las relaciones de estos con los blancos se empezó unos doscientos años después, cuando el Almirantazgo Británico renovó la busca de aquel paso en 1818.

Muchas de aquellas expediciones tomaron contacto con los esquimales y establecieron relaciones amistosas con ellos.

Desde 1721, los daneses tuvieron relación periódica con Groenlandia, primero en pos de los viejos asentamientos escandinavos y después para catequizar y comerciar con los esquimales de aquellas zonas.

Los rusos entraron en contacto con los esquimales de Siberia hacia el año 1600, y con los de Alaska cerca de 1710, entablando relaciones comerciales con unos y otros.

Los esquimales pagaron un alto costo por cuanto les trajeron los europeos; adquirieron los inventos de los blancos como son las máquinas de café, agujas de acero, correas, tejidos, armas y pólvora no solo con pieles, marfil y aceite de ballena y foca, sino más bien con su vida.

En 1770, la Hudson’s Bay Company comenzó a comerciar con los indios desde los puertos establecidos en la bahía de su nombre, pero hasta cincuenta años después no hizo serios sacrificios para comerciar de forma directa con los esquimales de la costa noroccidental de la bahía de Hudson y hasta mediados del siglo XIX no se abrieron puestos oficiales para los esquimales.

Por tanto, solo a lo largo de los últimos 400 años ha habido contactos entre europeos y esquimales, y solo en los últimos cien estas relaciones han rebasado el marco del comercio o bien la aventura de los primeros exploradores.

Los marinos del siglo XVII contaban historias fabulosas de los esquimales, algunos de los cuales, traídos a Europa murieron poco tiempo después.

La mayor parte de los misioneros de los siglos XVIII y XIX estaban menos interesados en entender a estas gentes que en suprimir cuanto de ellos les parecía vergonzoso o bien pagano.

Los mercaderes se ocupaban solamente de sus negocios, con lo que solo en los últimos tiempos se ha comenzado a estudiar los datos etnográficos y otros elementos de su cultura.

En el siglo XIX los expedicionarios que procuraban el paso del Noroeste y los que acompañaban al navegante inglés John Franklin, eran gente letrada mas no consideraban a los esquimales más que como una curiosidad.

 

Disminución de la población esquimal.

La viruela, la escarlatina, el sarampión, la gripe, la sífilis, la tuberculosis, y otras muchas enfermedades ignotas entre ellos, hicieron estragos en sus campamentos. Las pérdidas humanas en Groenlandia fueron parcialmente moderadas, pero cara 1900 la población esquimal quedó reducida a la mitad y su número no varió en cincuenta años.

Sin embargo, desde 1950, en Alaska, Groenlandia y Canadá los esquimales se han duplicado manteniéndose estable su número en Rusia.

 

Cómo vivían los esquimales.

Los esquimales se dedicaban a la caza. Familias enteras o pequeños grupos se desplazaban por territorios de cientos de kilómetros, cazando focas y osos polares en el mar helado durante el invierno y la primavera, y ballenas y morsas a lo largo del deshielo.

Internándose tierra adentro, en el verano se dedicaban a la pesca y a inicios de otoño, interceptaban los rebaños migratorios de los renos caribúes.

Sin duda existían todo género de variaciones y salvedades a este modelo cultural extendido.

Algunos esquimales del norte de Alaska, por poner un ejemplo, cazaban ballenas en sus temporadas migratorias asegurándose una enorme provisión de carne en pocos días.

Iglú esquimal - etnias.net
Iglú esquimal. Un cazador de la isla de Ellesmere frente a la puerta de su iglú

Al oeste de la bahía de Hudson, los esquimales del interior vivían de la caza del caribú y la pesca a lo largo de todo el año.

La vida del esquimal requería una perfecta preparación física, conocer los hábitos de los animales, la topografía regional, tener mucha habilidad y una paciencia infinita.

Los hombres fabricaban los aparejos, cazaban y despedazaban a los animales.

Las mujeres cuidaban de los pequeños, guisaban, curtían las pieles y cosían.

 

De qué se alimentaban.

Su dieta constaba únicamente de carne y pescado, que comían crudos, congelados o bien levemente hervidos e inclusive en ocasiones pasados, como hacemos nosotros con la caza mayor o bien con los quesos fermentados.

 

Los esquimales en la actualidad.

El penoso proceso de aculturación que implica inevitablemente el contacto entre una economía industrializada y una economía de subsistencia como la de los esquimales ha perjudicado en instantes y situaciones diferentes a las cuatro naciones en las que ahora viven los esquimales (Canadá, Dinamarca, Estados Unidos y Rusia).

A lo largo de 200 años, los daneses sostuvieron el comercio con Groenlandia como un monopolio, en la convicción de que la competencia dañaría a sus habitantes, lo que indudablemente era atinado.

Ahora, con la libertad comercial, se puede estimar en cualquier una parte del Ártico la desintegración de la familia y de la sociedad esquimal.

El esquimal de Canadá occidental  y Alaska preserva aún robustos rasgos tradicionales en sus vidas y en parte siguen fundamentando su subsistencia en la caza, si bien dependen asimismo de sus trabajos y sueldos.

Los esquimales del este del Ártico canadiense son los que mejor preservan su viejo estilo de vida. Muchos de ellos solo hablan su lengua nativa y cazan durante todo el año.

Se sabe poquísimo sobre la condición social y económica de los esquimales siberianos, pero la estabilización de su población parece apuntar que se les está asimilando.

Casi los esquimales que tenían contacto con las urbes del sur tenía inconvenientes de alcoholismo, prostitución, destrucción de la vida en familia, alta mortalidad infantil, criminalidad juvenil, accidentes, suicidios, y desempleo crónico, en proporción directa con la frecuencia de sus intercambios y con el número de blancos que había en estas urbes.

En todo el norte estos inconvenientes siguen siendo graves, pero recientemente se ha registrado entre los esquimales de Alaska, Canadá y Groenlandia una creciente aseveración de sus tradiciones, de su cultura y de sus habilidades, que estiman dignas de conservar en provecho propio y en el de sus países respectivos.

Estos esquimales han desarrollado una conciencia política impensable hace solo una década y, lo que es esencial, cuentan con una creciente simpatía y entendimiento por la parte de sus compatriotas.

El arquetipo del esquimal viejo está comenzando a desaparecer.

En el pasado se cometieron muchos fallos con los esquimales. La mayor equivocación fue no tenerles en cuenta en el momento de tomar resoluciones que afectaban a su futuro.

 

0/5 (0 Reviews)