Etnias de África

Africanos Tribus - etnias.net
Africanos Tribus

Si por algo se caracteriza este continente es por la gran cantidad de etnias que lo pueblan. Sus características, número de integrantes y costumbres son tan variadas y diferencias como la de pueblos  de otros continentes. A continuación se van a ir señalando las tribus africanas más destacadas de las que hablaremos.

Principales Etnias y Tribus africanas.

 

Características de los africanos, tribus y etnias en Africa.

En África, el equilibrio ecológico se consigue a través del respeto y la adaptación del hombre a la naturaleza, sin intentar dominarla como se hace en Occidente.

DESCUBRIR UNA COLMENA ES UNA SUERTE, DOS Y TRES BUENAS SUERTES ES YA COSA DE BRUJERÍA

Puede decirse que este proverbio bemba resume cuanto separa esencialmente a los africanos de los demás pueblos del planeta.

A los bembas les chifla la miel, si bien no acostumbran a practicar la apicultura, contentándose con recoger el producto de las colmenas.

En Africa el número de tribus y etnias son muy numerosas, cada una de ellas con sus propias costumbres y creencias
En Africa el número de tribus y etnias son muy numerosas, cada una de ellas con sus propias costumbres y creencias

El proverbio bemba forma una regla y un medio de control social, además es asimismo un ejemplo de la peculiaridad africana frente de una gran parte del planeta.

No obstante, como lo prueba el proverbio bemba, el mismo equivale a condenar por antisocial a quien se destaca exageradamente del resto de la comunidad, haciéndose merecedor de un castigo.

 

El colonialismo europeo.

Los africanos no han alcanzado el grado de control de los occidentales en la manipulación de la materia, ni la profundidad o bien sutileza de pensamiento de los orientales.

Abundantes mineros negros, llegados de todo el país y de las naciones
Abundantes mineros negros, llegados de todo el país (Sudáfrica) y de las naciones vecinas, cultivan sus tradiciones tribales cuando se hallan lejos de sus poblados.

Sus logros sociales, en cambio, deberían provocar la envidia del planeta entero.

Desgraciadamente, África se abrió al mundo cuando Occidente era aún incapaz de entender y querer el equilibrio social alcanzado por numerosas sociedades africanas.

Los europeos solo se fijaron en el atraso tecnológico de aquellos pueblos.

Por eso los invasores se plantearon educar a su modo a los africanos. Misioneros y administradores coloniales no vacilaron en prohibir la brujería, uno de los conceptos africanos más extendidos.

Esí es exactamente el efecto de una acusación de brujería. Se sospecha del culpable y se le fuerza a purgar su pecado a través del sacrificio de una gallina o bien el pago de un sueldo al hechicero encargado de sanarle por lo que se puede considerar una multa social.

Animismo, la creencia en los espíritus, de los ancestros como sucede entre los akan de Ghana, o bien de otros seres como los simbolizados por máscaras en otros cultos del África occidental, cumpliendo en abundantes pueblos una función restrictiva de la conducta social.

Las mujeres musai revelan su pasión por los ornamentos
Las mujeres musai revelan su pasión por los ornamentos en sus difíciles afeites y vistosos collares de cuentas.

De esta forma, al generarse un fallecimiento entre los idomas nigerianos, se representa la presencia de un ancestro del fallecido a través de una máscara. El espíritu interroga a los presentes sobre las circunstancias de la muerte y en tanto aquel, en su calidad de representante de todos y cada uno de los miembros vivos del clan, no admita las explicaciones recibidas, tendrá que postergarse la celebración del entierro.

Si se ha cometido un homicidio, la postergación del rito funerario asegura el pago de la pertinente indemnización, como la ofrenda de los indispensables sacrificios a los ancestros del clan y por tanto a toda la comunidad.

 

Organización social.

Esta tribu guerrera de Kenya fundamenta su subsistencia en la ganadería
Esta tribu guerrera de Kenya fundamenta su subsistencia en la ganadería, beben la leche y la sangre de sus animales, relegando las actividades agrícolas de otros pueblos vecinos.

En el África oriental abundan las comunidades organizadas conforme la edad de sus miembros masculinos, estructurándose estos a su vez en jóvenes, guerreros, hombres casados y ancianos.

Todas y cada una estas técnicas permien trasmitir al individuo las reglas básicas de su sociedad.

Estos últimos acostumbran a ejercer un notable grado de poder. Sus creencias se escuchan con respeto y normalmente disfrutan de una situación privilegiada. En otras sociedades donde la máxima consideración se reserva a los guerreros, estos tratan de alargar al límite su presencia en el grupo privilegiado.

Los nubas sudaneses intentan preservar cuanto pueden su categoría de combatientes, considerados como núcleo del vigor comunitario.

Las liturgias les recuerdan continuamente sus deberes.

La conducta humana se ajusta a cuanto resulte admisible, puesto que todos y cada uno de los aspectos de la vida tienden a hacer agradable el conformismo y también incómoda la rebeldía.

Estas instituciones muestran singular arraigo en la zona del Níger y  del Congo, donde resultan muy apropiadas por tratarse de zonas selváticas de bastante difícil comunicación, con grupos sociales de escasa entidad, centrados en torno a circulos unifamiliares o bien poblados de familias vinculadas entre sí.

Los medios de control social, extensibles a todas y cada una de las facetas de la vida, han probado su eficiencia en estas pequeñas comunidades de tosca tecnología.

 

Cambios recientes en las sociedades.

Sin embargo, cuando se alcanzó el dominio de la tecnología indispensable para la vida en la selva, empezaron a formarse poblaciones de notable entidad, con innovaciones que resultarían muy significativas.


La primera de ellas fue la implantación de nuevos cultivos con el consecuente incremento de las reservas alimenticias. Seguidamente, las herramientas de hierro supusieron un notable avance en tecnología.

Los dos hechos se generaron a inicios de la era cristiana, formando el fundamento de la enorme expansión de las tribus del Níger-Congo, especialmente del subgrupo llamado bantú, que tanto debía influir en los modelos organizativos de las poblaciones africanas.

Los bantúes se extendieron al sureste, zona de sabanas parecidas a las praderas ubicadas al norte de la selva tropical. Por tratarse de una zona de comunicaciones parcialmente simples, se generó en ella un género de desarrollo muy diferente, dando lugar a la aparición de un control social de peculiaridades singulares.

En la sabana brotaron distintos reinos, considerablemente más extensos y centralizados, propios de unas sociedades mejor prestas a la recepción de ideas y técnicas exteriores.

Para conservar la estabilidad de un enorme reino se precisaban otros métodos, más políticos que rigurosamente sociales. El mayor inconveniente de los monarcas residía en la obtención del asentimiento popular.

 

Las leyendas como método de sometimiento popular.

Entre las técnicas más empleadas por los reinos de la sabana para proporcionar esta estabilidad institucional resaltó el empleo de la historia y las leyendas para crear los mitos constitucionales, con los que se legitimaba el régimen existente.

Mujer africana – Perfil de una joven ashanti. Sobre el comercio de oro y esclavos, los monarcas ashanti crearon un poderoso imperio en el siglo XVIII, si bien por último debieron ceder frente a la superioridad de los conquistadores británicos.

En las leyendas sudanesas es usual la figura de un creador dinástico llegado de Oriente, punto cardinal por ser donde nace el sol, y por lo tanto la vida y la esperanza.

Propia de estas leyendas es la de los haussas, según la cual una gigantesca serpiente ocupaba el pozo sagrado de Daura y solo dejaba sacar agua cuando el pueblo le sacrificaba múltiples pequeños y pequeñas de absoluta pureza.

Sumidos en la desesperación, los haussas se salvaron gracias a la llegada de un príncipe venido de Oriente, quien viendo su consternación se apiadó de ellos y dio muerte al ofidio. El recién llegado desposó a la reina y engendró siete hijos, futuros líderes de otros tantos Estados haussas.

 

África como origen de la civilización.

Las sociedades africanas cuentan con una larga historia. En el desfiladero Olduvai, Kenya, el arqueólogo L. S. B. Leakey, descubrió restos fósiles de hombres tan viejos que confirman la opinión de quienes piensan que la cuna del hombre se halla en África.

Representación de una escena de caza de una tribu de individuos homo habilis - etnias.net
Representación de una escena de caza de una tribu de individuos homo habilis.

El ejemplar localizado lo llamó Homo habilis, estimando su antigüedad en unos dos millones de años. El Homo habilis andaba erguido, fabricaba herramientas y tenía una capacidad cerebral de manera notable superior a la de otros ancestros del hombre.

En todo caso y prescindiendo de la cuestión relativa a la cuna de la especie humana, es indiscutible que un elevado número de progresos tuvieron por marco el continente africano, centro por diferentes conceptos de la Edad de Piedra y donde se registró prontísimo la capacitación de lenguajes.

Hacia las postrimerías de la Edad de Piedra, los cuatro grandes conjuntos lingüísticos africanos, click, Congo Níger, sudanés y centro sahariano, se habían ramificado en unas cuarenta lenguas, que a inicios del siglo XX habían dado sitio a más de setecientos. Entre tanto la población pasó de ciento treinta y cinco mil a unos 150 millones de personas. A día de hoy viven en África unos 1215 millones de personas.

Entre los primitivos africanos debió prevalecer una raza bastante similar a los presentes bosquimanos y pigmeos. De corta estatura y cráneo redondeado, fundamentaban su subsistencia en la caza y la recolección de frutos, tal y como sucede el día de hoy entre sus descendientes del desierto Kalahari en el suroeste de África y en la zona del Ituri en el Congo.

 

Expansión de la civilización.

Los genuinos negros, seguramente originarios de las zonas selváticas del África occidental, avanzaron por la cuenca del Congo hacia el centro y el Este del continente.

Kano es uno de los activos centros surgidos en el extremo meridional
Kano es uno de los activos centros urbanos surgidos en el extremo meridional de las rutas comerciales saharianas. Como puede apreciarse por el estilo arquitectónico, habitual del Oriente Medio, las ideas viajaron con las caravanas. No en balde es esta urbe un esencial centro del islamismo desde hace mil años.

Entre el 10.000 y el 2.500 a.c. se extendieron hacia el Norte, desplazando gradualmente a los precedentes pobladores de tipo bosquimano.

Después, al adentrarse en el desierto los ancestros caucásicos de los bereberes y tuareg, procedentes del Norte, se mezclaron con los negros, dando origen a los actuales pueblos saharianos.

 

La economía de los pueblos africanos.

A lo largo del Neolítico, Egipto fue el centro de donde irradiaron los conocimientos agrícolas en dirección sur.

En vastas zonas saharianas y del noreste, poco aptas para el cultivo, el sustento humano se fundamentó en la caza y la ganadería. Incluso cuando esta se combinó con el cultivo sistemático de las tierras, como en el caso de Sudán, la altiplanicie etíope, el África oriental, etc.

Los pueblos ganaderos muestran rasgos caucásicos más acusados que los solamente agrícolas.

Esta situación no varió hasta el momento en que los europeos, en tiempos relativamente próximos, comenzaron su penetración económica en África, intercambiando bebidas alcohólicas y distintos artículos de escaso valor por oro, marfil y ébano.

Reparto de África por los paises Europeos - etnias.net
Reparto de África por los paises Europeos

Los portugueses, los holandeses y para finalizar británicos, franceses y alemanes, establecieron puestos fortificados en las costas del África occidental. Después, a similitud de los árabes que les antecedieron, trataron de hacer lo mismo en las riberas orientales, si bien con resultados menos convenientes.

Desde el siglo XVII y hasta mediados del XIX, la trata de esclavos dominó las relaciones entre europeos y africanos, reemplazándose solo después por un comercio más legal de productos manufacturados y materias primas.

En las postrimerías de ese siglo, las potencias europeas comenzaron el reparto de África, introduciendo la dominación blanca en prácticamente todo el continente.

Esto permaneció así hasta el decenio de 1960 en el cual África dejó de estar sometida al control europeo, especialmente británico y francés. Algunos países han objenido algunas compensaciones económicas del estrago producido hasta ese momento por los blancos.

Cabría aseverar, no obstante, que semejante progreso material no fue sino más bien un subproducto del sistema de explotación económica implantado por los europeos.

De todas formas, quizás lo más lamentable de las relaciones, afro-europeas fuera la mutua incomprensión.

África conserva numerosas cualidades ya desaparecidas en algunas zonas de Occidente. Por ejemplo, cierta actitud recelosa hacia la obsesión del ganar y gastar, una sana vida de familia, su tradicional hospitalidad, la preferencia por la colaboración social más que por la competencia y sobre todo, la integración de pasado y presente por medio de la familia y sus ancestros.

 

Etnias de África

Deja un comentario