Saltar al contenido
Etnias

Derviches

  • Localización: Irán, Turquía, Argelia, Marruecos
  • Religión: Islám

 

Quienes son los derviches.

Europa ha tenido frecuentemente conceptos equivocados sobre el Islam. Hasta hace poco tiempo en las escuelas aún se enseñaba a los pequeños que los musulmanes eran hordas entusiastas que invadieron el Norte de África, Asia y la Península Ibérica, imponiendo por la fuerza la fe del Profeta Mahoma.

Pero en el siglo XIX, los datos y noticias aportados por viajantes dieron una idea más realista sobre esta religión oriental, hasta ese momento tan mal interpretada.

Bajo esta nueva perspectiva empezó a considerarse al islamismo como una de las grandes religiones del planeta. En 1859, Edward Fitz-Gerald publicó su conocida traducción de las obras del gran versista sufí ‘Umar Jayyam.

LOS DERVICHES SON LOS ÚNICOS MUSULMANES QUE EMPLEAN LA MÚSICA EN SUS LITÚRGIAS Y RITOS RELIGIOSOS

No obstante, los aventureros coloniales añadieron nueva información, publicando relatos de extrañas sectas, conocidas como derviches, que cercenaban sus cuerpos con cuchillos y sables, o bien bailaban agitadamente a lo largo de horas y horas.

La obra cima de Thomas Edward Lawrence, “Los 7 pilares de la sabiduría”, que describía su vida con los árabes, le transformó en un héroe nacional conocido como Lawrence de Arabia dando alas a la imaginación popular sobre el tema.

Para la mayor parte de los europeos, los derviches con sus sables y dagas y los versistas místicos sufíes eran ingredientes incompatibles y también incoherentes de esta religión.

 

Derviche significado

Desde el siglo XI de ahora en adelante los seguidores de diferentes místicos y maestros formaron diferentes órdenes conocidas con el nombre de derviches. Esta palabra deriva de la raíz persa dar, que significa puerta; los dervis eran los mendicantes que iban pidiendo puerta por puerta mientras que procuraban su camino cara Dios.

Cultura derviche
Derviche sufi

La palabra derviche deriva de la raíz persa dar, que quiere decir puerta, y en un comienzo se refería a los religiosos mendicantes o bien faquires, que solicitaban comida o bien dádiva a los fieles yendo puerta a puerta.

 

Orígenes de los derviches.

El Islam nació con el profeta Mahoma a inicios del siglo VII. Las revelaciones que había recibido de Dios por medio del arcángel Gabriel, fueron recogidas por sus acólitos en el Corán y forman el fundamento de la religión islámica. Estas opiniones se extendieron por Oriente Medio mezclándose con la política.

Derviches como una cofradía islámica

Al mismo tiempo se desarrolló un movimiento virtuoso que favoreció la aparición de los primeros místicos o bien sufíes. Seguramente recibieron este nombre pues iban vestidos con túnicas de lana, (suf en árabe significa lana) como las de los ermitaños cristianos.

Los derviches son bien conocidos por sus danzas giratorias y los derviches chishti particularmente han alcanzado fama por sus cantos y por su habilidad en tocar instrumentos.

Los seguidores del islamismo ortodoxo consideraron heréticos a los primeros sufíes que padecieron todo tipo de persecuciones religiosas. Para acabar muy frecuentemente crucificados o torturados con otras muertes terribles.

Pero su fe sobrevivió y de estos primeros místicos brotaron escuelas de pensamiento derivadas de las enseñanzas de un profesor.  Más tarde fueron enriquecidas con el ingreso de elevado número de teólogos que consideraban al islamismo ortodoxo recio y también impersonal.

Objetaban que en los cauces de la fe no se podía lograr un conocimiento personal de Dios, por lo que procuraron diferentes caminos que les llevaron a este conocimiento sin separarse de la religión y lo hallaron en el sufismo.

Los derviches eran y aún son hoy día, los miembros de las distintas sectas y órdenes que practicaban los ritos desarrollados por sus jefes religiosos. Éstos obedecían las instrucciones del creador de la orden y de otros sufíes que pudieron haberle influido a él o bien a sus sucesores.

Se puede estimar a los sufíes como pensadores o bien teósofos de una rama del Islam, mientras que los derviches son los que se esmeran por continuar su ejemplo poniendo en práctica las enseñanzas de los sufíes.

 

Ritos sufíes y danza derviche.

Estos ritos diferían conforme las enseñanzas derivadas de los diferentes pensadores. En muchos lugares del Islam los derviches se identifican por actividades concretas de su orden. La más conocida de ellas es la maulaví o bien mawlawiyya, o bien de los derviches danzantes que bailan dando vueltas.

Esta orden tuvo su origen en las enseñanzas del gran versista persa Yalal al-Din Rumi en el siglo XIII y floreció en Turquía y en el imperio otomano.

Esta orden predominantemente turca es la única que ha podido ser observada por europeos. Múltiples grupos de ella han representado sus ritos en Europa en los últimos tiempos. Esta danza giratoria que les ha hecho conocidos es solo parte del ritual maulaví, y se supone que representa la vida universal de la esfera terrestre, que incluso siendo compleja y complicada no deja de formar unidad, como explica el versista sufí del siglo X:

“La Verdad no hemos encontrado,
por lo tanto, con la danza golpeamos el suelo.
¿Es la danza reprensible en mí
que vago ansioso de Ti?
Por tu valle vamos dando vueltas
y por eso golpeamos el suelo”.

Los derviches maulavies danzan para caer en trance en un intento de unión con Dios. Conocidos como los derviches danzantes son la única secta que ha ejecutado sus danzas rituales frente al público de Europa Occidental.

EL RECITADO Y CANTO DE ORACIONES TRADICIONALES ES UNA PARTE ESENCIAL DE TODOS LOS RITOS DERVICHES

En la práctica la danza actúa como un mecanismo de zikr, evocación, parte esencial de todas las órdenes derviches. En ella se anonada la identidad personal y se consigue la unidad con Dios.

 

Ordenes derviches.

Los maulavies consiguen esta unión bailando al son de la música, vestidos con sus trajes propios y sus bonetes en forma de cono truncado.

Por otra parte, los derviches chishti, que viven solamente en la India, encuentran su camino de unión con Dios en las habilidades musicales. Sin embargo, todos respetan los caminos de las distintas sectas para llegar al mismo fin.

Un viejo canto chishti expresa la idea de que las particularidades diferenciales de cada orden carecen de relevancia, pues el significado que en ellas se oculta es siempre el mismo:

“Musulmán, hindú, cristiano, judío o sikh
hermanos en el fondo, aunque ¿quién lo siente por
¡Oh compañeros de la Gruta! ‘dentro?
¿Por qué el hacha, el cuenco de pedir?
¿Por qué la piel de cabra, el cuerno y el gorro?
¿Por qué la piedra sobre el cinto?

Mira, cuando en tu sangre corre el vino
todo es Él, amigo mío, es Él.”

Exactamente la misma interpretación espiritual sirve para la orden derviche de los qadiri extendida por Oriente hasta la India y por el Oeste hasta Etiopía. Las actividades de los qadiri difieren mucho de las danzas de los maulavies y de la música de los chishti.

Los derviches qadiri llegan a un éxtasis tal a lo largo de sus ritos que son capaces de atravesar su carne con espetones e introducirse lignitos encendidos en la boca sin tener dolor aparente.

 LOS RITUALES DERVICHES TIENE COMO OBJETO LA UNIÓN CON DIOS

Durante sus actos rituales los derviches qadiri llegan a semejantes extremos de éxtasis que son capaces de clavarse sables y espetones en su carne, comer cristales, jugar con víboras venenosas o bien aplicarse lignitos y hierros al rojo en sus lenguas, y todo ello según lo que parece sin el menor dolor.

 

Motivos del baile derviche.

Estos actos los realizan como demostración de la fe absoluta que tienen en sus guías espirituales que son el jeque o bien pir, el creador de la orden, Abdul-al Qadir Yílani, el profeta Mahoma y Dios.

La esencia de toda orden derviche es el papel representado por el jeque opir, o bien hombre que pretende ser el descendiente espiritual del creador, figura central en todas y cada una de las liturgias derviches.

Danza derviche
Danza derviche

El jeque de la orden qadiri del Irán, por ejemplo, dice descender directamente de Abdul-al Qadir Yilani, que vivió en el siglo XII. Si bien jamás participa de manera directa en los actos más exaltados de sus seguidores,  o bien alguien nombrado por él, debe estar presente a fin de que puedan iniciar los ritos, y solo  puede admitir a un nuevo comenzado.

El proceso de iniciación es en ocasiones largo y penoso, cambiando de una orden a otra, pero siempre supone un periodo a lo largo del cual el aspirante debe rezar o probar al jeque su total sumisión y obediencia.

Solo pasado este tiempo va a poder tomar partido en las liturgias y llevar los ropajes apropiados.

 

Los derviches y su futuro.

Los enfrentamientos entre los derviches y la política moderna empezaron a fines del siglo XIX.  Los movimientos reformistas consideraron el poder político de los jeques y las actividades de sus seguidores como retrógrados y salvajes. En 1925 Kamal Ataturk prohibió las órdenes en Turquía y sus miembros pasaron de varios millones a unos pocos millares.

En Libia sucedió lo opuesto. Una pequeña orden derviche, llamada sanusi, luchó bajo el mando de su jeque Sayyid Idris, contra la ocupación italiana de su país a lo largo de la Primera Guerra Mundial.

Expulsados por los italianos, cuando los ingleses liberaron el país de la ocupación de aquéllos, un sobrino de Sayyid Idris, Muhammad Idris, retornó a Libia con sus derviches y fue proclamado rey. De esta manera los derviches se hallaron en situación privilegiada, y solo perdieron su poder siendo rebasados por la necesidad de explotar adecuadamente las reservas petrolíferas del país.

Los derviches ya no pueden opinar en lo que cuenta un viejo proverbio:
“Érase una vez un derviche que estaba sentado y dedicado a la contemplación, cuando observó al lado de sí a un diablo. El derviche dijo: ‘¿Por qué razón estás ahí sentado sin hacer nada malo?’ El diablo levantó la cabeza con pesadumbre y le contestó: ‘Desde que hay tantos maestros y novicios que siguen el Camino ya no tengo nada que hacer’.”

No cabe duda de que el movimiento derviche está rechazando. Las razones cambian conforme las zonas, pero se relacionan primordialmente con la complejidad de amoldarse a las sociedades modernas por su rigidez en preservar sus tradiciones y leyes.

Los principios místicos de los derviches continuarán, pues la humanidad seguirá buscando alguna forma de acercamiento y fusión con Dios. Pero cada vez va a ser más bastante difícil que los hombres admitan leyes inspiradas en principios que tienen su origen hace cientos y cientos de años.

En una sociedad reducida donde un derviche devoto pudiese continuar su fe y al tiempo seguir integrado en su comunidad, la orden podría subsistir.

Pero cuando su vida social, económica o política le separa de la precisa fidelidad al jeque y a sus compañeros derviches, la orden está llamada a desaparecer por la rigidez de sus leyes y su falta de flexibilidad.

 

Referencias y fuentes:

 

0/5 (0 Reviews)