Saltar al contenido
Etnias

Dayaks

Bandera dayak
  • Población: 4 millones de personas.
  • Localización: Isla de Borneo.
  • Idioma: Lenguas dayaks
  • Religión: Cristianismo y creencias animistas.

 

 

Dayak es un término impreciso que se emplea normalmente para designar a múltiples docenas de tribus no musulmanas de la isla de Borneo. También son conocidos como dyak o dayacos.

El la actualidad Borneo entiende las excolonias inglesas de Sarawak y Sabah que son parte de Malaysia, Brunei y la provincia Indonesia de Kalimantan.

 

Origen del nombre dayak

Los holandeses utilizaban la palabra dayak para designar a todas y cada una de las tribus mongoloides animistas. Los ingleses solo se referían con ella a los dayaks de la costa (Sea Dayak) también conocidos como iban.

Los mismos indígenas, excepto los iban, no se daban este nombre por considerarlo despectivo. No obstante, en los últimos tiempos, al surgir la conciencia nacionalista entre los habitantes del interior, lo han adoptado como expresión de su unidad.

Pero el empleo indiscriminado del término dayak ha contribuido a olvidar las grandes diferencias étnicas de las etnias indígenas de Borneo. Esto a pesar de que los orígenes, lenguas, opiniones, estructuras sociales y economía cambian mucho unos de otros.

La mayor parte de los dayaks no son originarios de la isla. Descienden de consecutivos grupos de inmigrantes provenientes de lugares tan diferentes como Sumatra o Indochina.

Cada nueva etnia que llegaba, empujaba a los que le habían antecedido hacia el interior, quedándose los recién llegados en la costa.

La historia de estos viajes y de las luchas siguientes se transmite por tradición oral. Estas historias mezcla la realidad y la fantasía en un planeta de dioses, héroes, espíritus, humanos y criaturas fantasmagóricas.

 

Quienes son los dayak

Se designa como dayaks a los que no se consideran malayos, término este que se aplica a los musulmanes de la costa de Borneo.

Pero esta definición puede dar lugar a confusiones, puesto que muchos pueblos del interior han abrazado el islamismo en un proceso de conversiones llamado masok melayu o conversión a malayo.

Normalmente, los musulmanes de origen dayak están incluidos en la categoría de malayos.

Un ejemplo son los malayos bakumpai y pekaki de Kalimantan. Por su idioma, los bakumpai no son malayos, pese a ser musulmanes, de la misma manera que los pekaki que siguen viviendo en las habituales casas alargadas de los dayaks.

Por otra parte, los iban no son musulmanes y charlan una lengua prácticamente idéntica a la de los malayos que sí lo son.

 

Diferencia entre los dayaks y los malayos.

La diferencia entre los malayos y los dayaks está esencialmente definida por la religión y el conjunto de leyes o bien adat. Y pese a las alteraciones socioculturales que existen en Borneo, el término dayak es válido pues reúne a una serie de pueblos que comparten muchos rasgos afines.

 

Organización territorial.

Geográficamente, la isla de Borneo está constituida por un núcleo montañoso de rocas viejas. Éstas están atravesadas por el curso de abundantes ríos, que como los radios de una rueda se dirigen al mar desembocando por todo el perímetro de la isla. Muchos de estos ríos son navegables y con lo que la mayoría de la población vive en sus riberas.

Las costas son pantanosas y no aptas para el cultivo. El suelo es turboso y en muchas zonas está cubierto por palmeras, manglares y bosque bajo.

En estas zonas se encuentran los poblados de los pescadores malayos. Comunidades dayaks como los melanau de Sarawak, que cultivan el sagú, viven asimismo en la franja ribereña.

El cultivo del arroz ocupa tanto a los hombres como a las mujeres y forma la primordial fuente de nutrición del dayak.

Lejos del mar hay una extensa zona de colinas bajas rodeadas de tierras de aluvión.

En los ríos que discurren por la jungla, la cultura malaya ha extendido sus tentáculos por zonas originariamente habitadas por los dayaks. En estos lugares los dayaks y los malayos se han mezclado.

Los dos pueblos cultivan el caucho y los dayaks plantan además de esto, arroz de secano en los bancales de las colinas y de regadío en los planos.

 

Principales tribus dayaks.

En estas zonas ya queda poquísima selva virgen y el empobrecimiento de la tierra comienza a ser evidente.

Los pueblos más conocidos del gran conglomerado dayak son los siguientes;

  • Dayaks del interior.
  • Iban o dayaks marítimos.
  • Melanan.
  • Kayanes.
  • Kenyah.
  • Kelabit y dusunes.
  • Murutes.
  • Ot-danemes.
  • Ngaju.
  • Maloh.
  • Maanyan.

Estas etnias pertenecen a diferentes Estados y zonas políticas. Los iban y dayaks del interior, como los kayanes y kenyah se hallan tanto en Sarawak como en Kalimantan.

 

Aspecto físico.

A primera vista, todas las tribus dayaks tienen un aspecto similar. Los hombres por norma general miden en torno a 1,70 m, mientras que las mujeres acostumbran a ser bastante más bajas. Su pelo es negro y lacio. De forma tradicional se lo dejaban crecer y colgar por la espalda, cortado en un flequillo recto y corto sobre la frente y las orejas, pero hoy en día muchos prefieren dejarlo corto tanto por la frente como por la nuca.

El termino dayak designa a prácticamente todas las comunidades de Borneo. Si bien ello incluye a múltiples tribus diferentes, todos y cada uno de los dayaks presentan un aspecto muy parecido.

 

Vestimenta.

Sus vestidos cambian mucho. En tiempos pasados, los hombres acostumbraban a llevar colmillos de animales en el borde superior de las orejas y pendientes o bien pedazos de madera en los lóbulos.

El lijado de los dientes y su empaste con oro o cobre eran costumbres usuales que en la actualidad prácticamente han desaparecido. El taparrabos ha sido reemplazado por pantalones cortos y también vestimenta occidental.

EL TRAJE DE GUERRA TRADICCIONAL YA SOLO SE VE EN OCASIONES FESTIVAS

Resaltan los gorros rattan adornados con plumas y abalorios. Las placas hechas con pieles de animales que se cuelgan en el pecho y la espalda, los escudos pintados y las espadas de los cazadores de cabezas, adornadas con pelos humanos y largas trenzas.

 

Poblados.

La mayor parte de los dayaks viven en las casas largas.

Una de esas casas es realmente un pueblo con un solo tejado, un conjunto de pisos familiares unidos y construidos sobre estacas.

Por lo general, tienen un porche cubierto que sirve como calle del poblado.

Para subir a la casa hay unos leños con muescas talladas en su superficie, de forma frecuente muy escurridiza, que hacen las veces de escalera.

Como en la mayor parte de los tradicionales pueblos dayaks, la edificación más esencial es la larga casa comunal donde viven los campesinos.

 Una larga casa común es como un poblado bajo un mismo techo. El porche cubierto hace las veces de calle del pueblo y los leños con muescas sirven de escalera para subir al piso de arriba donde están los dormitorios.

Casa común dayak

En algunos sitios, la casa común ha sido sustituida por residencias unifamiliares. Esto es debido es debido a un programa gubernativo, en especial en Kalimantan, donde estiman que estas casas comunitarias no reúnen las condiciones sanitarias suficientes, presentan peligros de incendio y son un signo de atraso.

Pero estos cambios son consecuencia de la repercusión cultural y económica exterior.

La intensidad de la vida social de los poblados ha disminuido al desaparecer el porche común que era el centro de la actividad del conjunto.

 

Agricultura y ganadería.

El Gobierno ha intentado también supervisar los desplazamientos de los dayaks. El motivo es debido a que la agricultura itinerante a base de tala y quema de unas partes del bosque empobrece las tierras, transformándolas en yermas y también inútiles.

Las migraciones de los iban en pos de selva virgen son menos usuales ahora y más localizadas.

Cerbatana como principal arma de caza de los dayaks

Muchos dayaks cultivan sus campos de arroz situados en los montes y presentan ofrendas a los espíritus del arroz, ánima del arrozal y fuente de la fecundidad y de las cosechas rebosantes.

Aparte del arroz cultivan pepinos, calabazas, chiles, yuca, maíz y bananas. Las proteínas se las da la pesca y esporádicamente la caza de cerdos salvajes y monos que complementan su dieta.

En ocasiones sacrifican los cerdos familiares, las aves de corral y el ganado.

El principal arma de caza de un iban o dayak de la costa es la cerbatana, que mide 2 metros y le deja apresar los pájaros y monos de las copas de los árboles

El caucho forma la mayoría de los ingresos de los dayaks, si bien los vaivenes del mercado mundial les dejan a la merced de la variación de los costos.

Una caída de estos costes reduce las posibilidades adquisitivas de los dayaks obligándoles a una mayor dependencia del resto de sus actividades.

La difícil recolección de illipe, que se emplea para realizar productos cosméticos y pasta de dientes, forma otra fuente de ingresos.

Los dayaks trabajan además de esto como leñadores y peones.

 

La costumbre de cortar cabezas.

En tiempos pasados los dayaks practicaban la caza de cabezas. Cortar la cabeza de un oponente aportaba vigor, prosperidad y fecundidad a todos y cada uno de los moradores de la larga casa común, aparte de ser una prueba de hombría.

Costumbre de cortar cabeza de los dayaks de Borneo

Una chica solo admitía a un joven que hubiese probado su valor en la guerra.

La cabeza de un niño o una anciana valía tanto como la de un guerrero. En general se valoraba la astucia y la sorpresa más que el arrojo y el derroche de valor.

Tanto los ingleses como los holandeses hicieron todo lo que pudieron por quitar esta costumbre.

A lo largo de la Segunda Guerra Mundial muchos japoneses murieron a manos de los dayaks. Recientemente un grupo de chinos padeció exactamente la misma suerte en Kalimantan.

Tras la Segunda Guerra Mundial se edificaron escuelas y se mejoraron las comunicaciones. A pesar de esto, la bastante difícil coyuntura económica de Indonesia obstruyó la construcción de puentes y carreteras.

En todas partes hay escuelas de misiones y estatales, pero los padres dayaks, demasiado permisivos con sus hijos, prácticamente jamás les fuerzan a acudir a ellas.

En las zonas más favorecidas por la educación muchos han logrado puestos en el Gobierno, en los negocios o en la enseñanza. Estas aspiraciones urbanas unidas a las migraciones en pos de trabajo han sustituido indudablemente el prestigio tradicional de los cazadores de cabezas.

 

Religión y ritos.

La conversión al cristianismo ha traído asimismo cambios profundos. En Kalimantan, por poner un ejemplo, la ley fuerza a todos a practicar alguna religión, lo que ha llevado a muchos dayaks a profesar el catolicismo o bien el protestantismo.

En algunos sitios donde las misiones llevan bastante tiempo establecidas, la gente ha dejado de practicar algunos ritos tradicionales.

Las bodas se festejan cada día un poco más en las iglesias, desplazando los usos antiguos y los difíciles ritos funerarios que forzaban a edificar magníficas capillas funerarias talladas y decoradas y a nutrir a los espíritus de los ancestros.

Los dayaks son presionados a fin de que olviden el mundo de los espíritus. Si bien muchos se aferran a la creencia en los espíritus del arrozal, dan fe al significado de los sueños y observan, como sus ancestros, los vaticinios logrados del vuelo de las aves.

La construcción de centros de salud y clínicas y el empleo de dispensarios itinerantes ha introducido la medicina occidental. Sin embargo, ésta debe competir con el médico del poblado o chamán, que considera más esenciales las causas espirituales de las enfermedades.

Excepto unas pocas aldeas, Borneo ha sufrido el impacto gradual de la repercusión del mundo exterior.

Quizás incluso de forma tan intensa como algunas comunidades africanas.

Pero si bien muchos dayaks siguen adheridos a sus viejas costumbres, con el tiempo las particularidades étnicas van a ir desapareciendo.

 

Fuentes y referencias:

 

0/5 (0 Reviews)