Saltar al contenido
Etnias

Cosacos

Los cosacos
  • Localización: Ucrania, Rusia.
  • Religión: Cristianismo ortodoxo.
  • Idiomas: ruso, ucraniano.

 

Cosacos definición.

Los cosacos son un grupo étnico conocidos como guerreros rusos y ucranianos que aun existen en la actualidad. La palabra “cosaco” se deriva del término turco kazak que significa hombre libre o aventurero.

Por un lado hace meditar en un bravo caballista cubierto por una capa galopeando por medio de las estepas rusas, sable en mano, temible por su reputación de borracho, saqueador y asesino.

Incluso admirando sus virtudes marciales, Napoleón les llamó “El azote de la raza humana”.

Los cosacos nunca han sido un grupo étnico o raza. De origen ucraniano y ruso, también había tártaros, polacos y baskires.

Lo que les unía era su forma de vida y su deseo de independencia y libertad.

Muchos de ellos eran siervos fugitivos, delincuentes o bien inconformistas religiosos que escapaban de la intolerancia.

Los cosacos eran físicamente robustos, muy extravertidos y dados a los placeres de la vida siempre y cuando les fuera posible.

Las fiestas que se festejaban con motivo de las bodas podían perdurar hasta una semana, con todo género de comidas y bebidas, bailes y canciones.

 

Los cosacos tostoi.

El enorme prosista León Tolstói escribió de los cosacos:

El amor a la libertad, la diversión, el pillaje y la guerra son sus características principales

El espíritu guerrero y las hazañas militares de los cosacos inspiraron a Nikolái Gógol en su obra Taras Bulbá y llevaron a Napoleón a describirlos como “El azote de la raza humana”.

Un cosaco no se descubre ni siquiera ante el zar.Un antiguo proverbio corso.

 

Quiénes son los cosacos.

Los primeros grupos de cosacos aparecieron en las llanuras de la Ucrania meridional a mediados del siglo XV, llevando una vida democrática y también igualitaria.

Muchos cosacos hoy en día pertenecen o han sido parte del ejército ruso
Muchos cosacos hoy en día pertenecen o han sido parte del ejército ruso

Vivían en las proximidades de la frontera tártara y pronto se transformaron en una fuerza fronteriza de indiscutible eficiencia contra las incursiones de los tártaros a lo largo del siglo XVI.

Los monarcas polacos que reinaban entonces sobre parte de Ucrania comenzaron a organizar a los cosacos como fuerza fronteriza.

Cien años después los zares rusos hicieron lo mismo, usando también a los cosacos como soldados, exploradores, vanguardistas y colonos en la expansión de Rusia más allá de los Urales, del Cáucaso y del mar Caspio.

A fines del siglo XVIII los cosacos habían perdido prácticamente toda su autonomía a manos de los zares.

A lo largo del siglo XIX se transformaron en un instrumento de la autocracia de su país. Pasaron a ser una elite militar poco a poco más rica que se hizo notable por sus actuaciones de opresión, sirviendo en más de una ocasión de pantalla en las matanzas de judíos.

 

Pueblos cosacos.

En 1914 había diez comunidades cosacas, asentadas en áreas rurales y repartidas durante una enorme extensión de más de 6400 km.

Son numerosos los pueblos cosacos repartidos entre Rusia y Ucrania
Son numerosos los pueblos cosacos repartidos entre Rusia y Ucrania

Cada una de estas comunidades recibía el nombre de la zona que habitaba.

  1. Cosacos del Don, los más famosos.
  2. Cosacos de Kuban.
  3. De Tiérek,
  4. Los llamados Ástrajan.
  5. Orienburg.
  6. De Ural y más allá de los Urales
  7. Los de Siberia.
  8. De Transbaikalia.
  9. Cosacos de Amur.
  10. Y por último de Ussuri.

 

Organización social.

El principal elemento de las comunidades cosacas era la stanitsa o aldea considerada asimismo como una unidad militar.

La stanitsa
La stanitsa

Un jefe escogido por el pueblo, el atamán o bien hetmán. Una reunión de representantes regían la stanitsa de acuerdo con los principios de la igualdad política y social.

Todos y cada uno de los cosacos adultos podían tomar partido en los debates y en la elección de los nuevos jefes.

Las stanitsas estaban agrupadas en distritos conocidos con el nombre de akrugi. Un grupo de los que formaban un voisko o ejército.

 

La familia.

Los nudos familiares eran realmente fuertes y cada generación de progenitores ejercitaba una autoridad absoluta sobre la próxima, de forma que un padre podía apalear en público a un hijo casado en la plaza de la aldea.

 

Jefes cosacos.

El jefe de un voisko era el atamán, escogido de forma tradicional a través de un curioso procedimiento en el que participaba todo el voisko.

El aspirante escogido debía rechazar su designación por lo menos un par de veces. Entonces debía comparecer frente a los ancianos que le salpicaban con fango para darle una lección de humildad.

No obstante, bajo el dominio de los zares la situación del atamán fue evolucionando hasta transformarse en un funcionario del Gobierno.

El símbolo de la autoridad del atamán, responsable de regentar justicia y dictar la ley en su comunidad, era un estandarte con una cola de caballo.

 

Sistema de justicia cosaca.

El sistema judicial era al comienzo muy primitivo, puesto que las leyes no estaban escritas y eran muy vagas; los castigos acostumbraban a ser tan brutales como exactamente los mismos cosacos.

LOS ASESINATOS SE CASTIGABAN SEPULTANDO VIVO AL CULPABLE ASÍ COMO EL CADÁVER DE SU VÍCTIMA

Los hurtos o estafas en la misma aldea se castigaban con la muerte por apaleamiento en la plaza, puesto que este delito se consideraba muy grave por ofender el espíritu comunal.

 

Costumbres.

La lucha fue siempre y la ocupación más esencial del cosaco. Éste se sentía, con razón, orgulloso de sus hazañas y de su habilidad como caballista y la fama de los soldados cosacos.

Los cosacos aprendían desde pequeños a luchar y a montar a caballo
Los cosacos aprendían desde pequeños a luchar y a montar a caballo

Los pequeños cosacos aprendían desde edad muy temprana a combatir y a montar a caballo, desarrollando una enorme habilidad en el empleo de la espada, la lanza, el puñal y las armas.

La capacidad de cabalgar bien y con arrojo fue siempre y esencial para ellos.

Los cosacos consideran a la mujer como un instrumento más de su prosperidad. Solo las mujeres solteras pueden gozar de independencia. Las casadas deben trabajar para su marido hasta la vejez, tanto en labores familiares como en el campoSegún Tolstoi:

 

La mujer cosaca.

Las chicas se casaban jóvenes, de manera frecuente con la intervención de intermediarios.

Los esposos acostumbraban a pegar a sus mujeres, en especial si les habían sido infieles pero las mujeres podían devolver los golpes.

En cuestiones de ética, los cosacos eran muy liberales. La mujer infiel podía encontrarse la puerta de su casa pintada de negro, lo que quería decir que había caído en desgracia, pero ni esto ni las palizas que podía darle su marido parecían tener suficiente poder disuasivo.

LAS MUJERES COSACAS TUVIERON SIEMPRE FAMA DE LIBERTAD Y DE INDEPENDENCIA

Las mujeres cosacas se realizaban de forma plena en su papel de madres, puesto que la maternidad y la familia disfrutaban de gran consideración.

 

La religión.

Aparte de la familia, la religión era otro elemento de cohesión y unidad en la vida de los cosacos.

De fe ortodoxa, eran muy practicantes.

SUS CREENCIAS ERAN INSEPARABLES DE SU ESPÍRITU MARCIAL

Cuando partían para la guerra llevaban siempre consigo un icono y un saquito con tierra de su aldea que se extendía sobre los cadáveres de cuantos morían en el campo de batalla.

En su religiosidad había muchos elementos supersticiosos y los amuletos de guerra por ejemplo se trasferían de una generación a otra.

 

Cosacos famosos.

La independencia y el entusiasmo por la aventura así como el orgullo y el sentido de la dignidad generaron muchos exploradores y héroes transformados ya en personajes legendarios.

El más conocido forjador de imperios es quizás Yermak, el cosaco que conquistó Siberia hace 400 años y cuyas gestas recogen gran cantidad de baladas y sagas.

A lo largo del siglo XVII aparecieron otros 2 exploradores cosacos del mismo modo conocidos.

Uno de ellos, Semion Dezhnev, navegó por el estrecho de Bering, 80 años antes que lo hiciese el propio Bering. El cabo más oriental de Asia lleva su nombre.

Otros jefes cosacos se hicieron famosos  por su actuación política. Bogdán Jmelnitski, por ejemplo, levantó a los cosacos de Ucrania contra la dominación polaca buscando la protección del zar. A esta insurrección siguió la integración de Ucrania a Rusia en el año 1654.

Bogdán Jmelnitski
Bogdán Jmelnitski

Hoy día, su escultura es uno de los monumentos más conocidos de Kiev, la capital de Ucrania.

También fueron dos cosacos quienes capitanearon las dos sublevaciones campesinas más importantes de la historia de Rusia.

Stenka Razín, un cosaco del Don, seguramente el héroe cosaco más romántico, y, al decir de Aleksandr Pushkin “la única figura poética de la historia de Rusia”, quien capitaneó una rebelión de campesinos. Llegó a supervisar en 1670 un enorme territorio y un buen número de urbes en la ribera del Volga.

Capturado por fin, fue llevado a Moscú donde fue ejecutado en la Plaza Roja, pero su nombre se ha transformado en un símbolo de libertad para el pueblo ruso.

El folclore ruso le trata como un personaje semi divino capaz de encantar víboras y transformarse en un águila.

 

Los cosacos rusos en la guerra civil.

A lo largo de la guerra civil de 1918-1920 los cosacos se dividieron en colorados (bolcheviques) y blancos (zaristas).

Con el triunfo de las fuerzas revolucionarias, estos últimos debieron abandonar el país dispersándose por todo el mundo.

Después, a lo largo de la segunda Guerra Mundial, volvieron a dividirse en dos grupos, uno al lado de cada contendiente. Incluso se estuvo estudiando la posibilidad de crear un Estado cosaco en los Alpes italianos.

Pero por entonces el viejo espíritu cosaco había perdido ya mucha fuerza y sus comunidades se incorporaron gradualmente al sistema administrativo soviético abandonando las viejas tradiciones.

EL GENOINO MODO DE VIDA DE LOS COSACOS HA DESPARECIDO.

Solo quedan testimonios en la literatura, en el arte y en la música, inspirados en las leyendas cosacas.

Muchos autores rusos se han ocupado de ellas. Gógol, con Taras Bulbá, Tolstói con Los cosacos, y Shólojoy con El Don dulce.

Asimismo han sido motivo de inspiración para pintores como Repin y para músicos como Músorgski.

En la actualidad los cosacos viven como cualquier otro ciudadano de Rusia.

 

Fuentes y referencias:

 

0/5 (0 Reviews)