Saltar al contenido
Etnias

Beluches

Baluchistán, la tierra de los beluches
Bandera de Balochistán - wikipeces.net
Bandera de Beluchistán y de los beluches.
  • Población: 19- 20 millones.
  • Ubicación: Irán, Pakistán y Afganistán.
  • Idioma: Balochi, Pashto, Brahui
  • Religión: Islamismo.

 

 

Dónde se encuentran Beluchistán.

La etnia beluche, originaria de Beluchistán. Éste es un amplio territorio montañoso, dividido hoy día entre los Estados de Irán, Pakistán y Afganistán.

Distribucción de los beluches - Beluchistán.
Mapa de la zona donde se puede apreciar la región de Baluchistán.

Se trata de una zona árida de elevaciones rocosas, valles secos y llanuras semidesérticas.

Su régimen de lluvias, con precipitaciones escasas y ocasionales, no favorece el nacimiento ni tan siquiera de un matorral.

Salvo la altiplanicie septentrional, la pobreza del suelo solo permite la subsistencia de pequeños matorrales.

Con la llegada de las lluvias o el deshielo en las cimas, los cauces resecos se transforman en torrenteras y el paisaje, antes pardo y sucio, cobra un intenso verdor.

 

Mapa de la zona de Gwadar (Pakistán), capital de Belochistán.

 

Aeropuertos principales de Balochistán.

Aunque esta zona del mundo no destaca precisamente por la cantidad de turistas que acuden a la región, si necesitas desplazarte hasta esta zona del mundo, debes saber que los principales aeropuertos serían los Aeropuertos Internacionales de Turbat, el de Quetta y el de Zahedan.

 

10 lugares que ver en Balochistán.

En una zona tan extensa y con tanta historia, si estamos de visita por este lugar y tenemos la oportunidad debemos visitar estos sitios que sin duda no nos dejarán indiferentes.

  1. Gorakh Hill Station.
  2. Parque Nacional de Hingol.
  3. Templo Hinglaj Mata.
  4. Bolcán Chandragup.
  5. Moola Chotok Waterfalls.
  6. Koh i Takatu.
  7. Parque Nacional Hazarganji Chiltan.
  8. Parque Nacional Akara.
  9. Playas de la tortuga Ormara
  10. Kanrach waterfall.

 

Características de los baluches.

Raza caucasica asiática que adaptándose a este ambiente desfavorable, más de un millón de beluches habitan en pequeñas comunidades nómadas y agrarias esparcidas por toda la zona.

Mientras , muchos compatriotas han emigrado a otros distritos pakistaníes, iraníes y afganos, o incluso más lejos, como el Turkmenistán, la India, la península Arábica o bien el África Oriental.

center>

Otros videos: video 1 - video 2 - video 3 - video 4 - video 5

A pesar del muy antiguo origen de su gentilicio y si bien el nombre de Beluchistán sigue aplicándose a su tierra, estas gentes nunca han constituido una entidad de carácter político.

Su identidad se expresa en un idioma común, el beluche y en un mismo sistema de valores, muy diferente al del sus vecinos.

Su principal vínculo con otros pueblos de Oriente Medio es la religión islámica.

 

Medios de subsistencia.

La base de la economía beluche es el pastoreo trashumante y en mayor medida, la agricultura.

Las técnicas de supervivencia pueden cambiar de uno a otro valle o bien de las tierras altas a las bajas.

El pastoreo a pesar de la aridez de las tierras supone uno de los mayores recursos económicos de los beloches - etnias.net
El pastoreo a pesar de la aridez de las tierras supone uno de los mayores recursos económicos de los beloches.

Sin embargo, el fundamento sigue exactamente la misma pauta, diversidad en los rebaños y en los cultivos, puesto que resultaría imprudente concentrarse solamente en una o bien dos fuentes de suministro.

Por contra, si se crían cabras, ovejas, vacas, camellos y asnos y se cultiva trigo, dátiles, cebada, hortalizas y fruta, difícilmente conseguirán las contrariedades climáticas destruir todas y cada una de las cosechas o bien todos y cada uno de los rebaños.

Las altiplanicies del norte, en cotas superiores a los 1500 metros, disfrutan de suficientes precipitaciones invernales para ofrecer pastos de primavera a ovinos y bóvidos y este modo para conseguir admisibles cosechas de trigo.

Más al sur,  las lluvias son imprevisibles y poco usuales. En verano, los únicos medios de subsistencia son los rebaños de cabras y las palmeras de dátiles, complementadas, si llega el agua por hortalizas y cereales.

 

Técnicas de regadío.

Debido a la falta de seguridad del régimen pluvioso, el riego es indispensable para la obtención de cosechas.

Las acequias y canales de riego en la zona de belochistán son numerosas y necesarias debido a la aridez del terreno - etnas.net
Las acequias y canales de riego en la zona de belochistán son numerosas y necesarias debido a la aridez del terreno.

No obstante, los beluches jamás han construido sistemas de irrigación, limitándose a emplear una de las técnicas más viejas del mundo. El agua de lluvia, contenida por los muros de piedra y lodo, se desvía hacia los sembrados próximos.

De esta forma, aparte del agua, el suelo se favorece de los sedimentos aluviales de los cauces.

Para un baluchi, palabra que en su lengua quiere decir “nómada” la movilidad es esencial.

Cuando las lluvias no llegan y los alimentos escasean, puede recurrirse a tres antídotos para no fallecer de apetito. Trasladarse a otra zona, organizar incursiones de pillaje o bien solicitar ayuda a algún familiar más agraciado.

 

Ganadería

Aunque no fallen las cosechas, los nómadas tienen que desplazarse de forma continua en pos de agua para ellos, sus animales y cultivos.

Una vez localizada, se emplaza el campamento en terrazas rocosas y a unos veinte o treinta metros sobre el nivel del cauce fluvial, ya que si bien por el río no lleva corriente sino más bien un hilillo de agua a lo largo de todo el año, cuando llegan las lluvias los torrentes, formados en pocas horas, arrastran cuanto hallan al paso.

Las cabras y las pocas ovejas, imprescindibles las dos para la supervivencia de los beluches, son las únicas reses que se guardan en rebaño.

Caravana de camellos - etnias.net
Caravana de camellos.

Asnos, vacas y camellos, mejor dotados para defenderse de lobos y leopardos, deambulan de forma libre en pos de pastos.

Los bóvidos jamás se distancian mucho del agua, ni del sitio donde campan sus dueños. Solo los camellos osan aventurarse en las soledades del semidesierto.

Observando estos hábitos, un refrán baluchi advierte al viajero:

“Si ves una vaca, ya has encontrado agua, si ves un asno, estás cerca de un campamento,  pero si es un camello, te has perdido.”

Tal y como acostumbra a acontecer entre los pueblos dedicados al pastoreo, un beluche de mediana experiencia va a ser capaz de descubrir cuanto le interese saber, con solo estudiar las huellas de los animales mayores.

Observando un conjunto de pisadas de camellos, puede inferir sin grandes contrariedades el parentesco que les une, como reconocer en un rebaño las cabras o bien ovejas de su propiedad.

Los beluches no precisan de hierros ni otros géneros de marcas para reconocer sus animales.

 

Organización social.

EI turbante dé algodón arrollado en torno a la cabeza resguarda de las inclemencias del sol estival y de los fríos vientos invernales
El turbante dé algodón arrollado en torno a la cabeza resguarda de las inclemencias del sol estival y de los fríos vientos invernales. Si bien ciudadano de Irán, Afganistán o bien Pakistán, el individuo de la fotografía se considerará sencillamente beluche.

El entramado de parentescos y vínculos maritales, del que acostumbran a ser parte todos y cada uno de los habitantes de zonas bastante extensas, facilita los desplazamientos.

La creación de estos nudos familiares en porciones de terreno tan dilatadas solo es posible por el hecho de que los beluches comparten un mismo sistema de conducta social y política.

Los beneficios son evidentes, además de asegurar la seguridad del viajante solitario, la red de parentescos le deja encajar por un instante en cualquier comunidad que encuentre a su paso, pudiendo conseguir de ella información sobre las condiciones reinantes en otras zonas.

En cuanto al resto, la sociedad baluchi presenta una recia estructura jerárquica.

Los rigores del tiempo, las contrariedades del terreno y cierta reputación de bandidismo han mantenido a los beluches apartados a lo largo de siglos.

Si bien las autoridades intentan abrir carreteras y crear explotaciones agrícolas en el Beluchistán, la repercusión de la ciudad de Teherán, Kabul o bien Islamabad apenas hace mella en el pueblo beluchi.

 

El matrimonio.

El matrimonio puede concertarse a edad muy temprana e inclusive se da el caso de festejarse el compromiso cuando la novia apenas cuenta poquitos días de vida.

Acordada la dote a abonar y satisfecha en cabras, un tiro de fusil firma el contrato.

Si bien la tradición deja demandar la prometida en cuando se ha formalizado el compromiso, en general se posterga la boda hasta la primera regla de la joven casada.

 

Ritos y creencias.

La religión de los beluchis es la islámica, no obstante es un pueblo treméndamente superticioso. Por ejemplo, éstos jamás  van a contar las cabezas de ganado por miedo al mal de ojo, influjo maléfico de origen impreciso que puede conllevarle siniestros, enfermedades y hasta la muerte.

Como protección, muchos beluches recurren al empleo de collares y amuletos consistentes en pequeños fragmentos del Corán y otros objetos de significación religiosa.

 

Un pueblo nómada.

Un factor determinante de los desplazamientos del nómada es su participación en el cuidado y disfrute de pequeñas parcelas cultivadas. Estas acostumbran a encontrarse esparcidas a lo largo y ancho de su territorio, que a veces puede lograr los 1000 km cuadrados.

Congregación de nómadas celebrando una boda. Herederos de una vieja tradición lírica - etnias.net
Congregación de nómadas celebrando una boda. Herederos de una vieja tradición lírica, los poemas de los beluches acostumbran a tratar temas cariñosos y heróicos.

Al lado de los suministros incesantes de agua, se cultivan campos pertenecientes a un máximo de diez copropietarios, que se alternan en las faenas de riego y mantenimiento.

En estas parcelas se habitúa tener 10 ó bien 12 palmeras datileras, algunos granados, melocotoneros y albaricoqueros, cebollas o bien pimientos y si el terreno lo permite trigo o bien cebada.

Estas parcelas son valoradísimas y forman los únicos puntos fijos en el eterno deambular del nómada.

Por lejos que se halle de ellas, el copropietario ha de estar siempre en condiciones de atender a su cuidado, si no desea perder el derecho a beneficiarse de la cosecha.

Sin embargo, aunque una familia tenga participación en múltiples terrenos la cosecha es siempre escasa, por el hecho de que a los inconvenientes meteorológicos se aúnan los sociales.

La tradición autoriza al transeúnte a tomar cuanto necesite para su sustento.

Los beluches se desplazan de manera continua en pos de agua y nuevos pastos para los animales, o bien para visitar sus pequeñas parcelas, a veces alejadísimas entre sí. Lo residencia más habitual es la tienda de piel de cabra o bien hojas de palma, de simple transporte y montaje.

 

Fuentes y referencias:

 

0/5 (0 Reviews)