Saltar al contenido
Etnias

Balineses

Balineses - etnias.net
Bandera balinese - etnias.net
Bandera balinese
  • Población: 3 millones en el año 2000.
  • Ubicación: Indonesia a 2 km de la isla de Java.
  • Idioma: Balinés.
  • Religión: Hinduismo.

 

Quienes son los balineses.

Cuando hablamos de la etnia balinesa o balineses nos estamos refiriendo a las algo más de 3 millones de habitantes de la isla de Bali. La isla de Bali como podemos ver en este mismo artículo en el mapa interactivo se trata de una isla perteneciente a Indonesia.

 

Dónde se localiza este pueblo.

Las montañas dominan aun físicamente a los habitantes de esta pequeña isla que tiene 140 kilómetros de extremo a extremo, 80 km de norte a sur.

Está separada de Java por un brazo de mar que apenas llega al quilómetro y medio.

Cruzada de levante a poniente por una cadena de elevaciones de origen volcánico, efectivamente lleva razón la leyenda al atribuir a sus montañas la fecundidad del terreno.

La acción de los monzones sobre unos suelos volcánicos genera los verdes intensos y los dorados brillantes de sus arrozales, que ascienden por las colinas en terrazas de suave ondulación.

La exuberancia de pórticos y templos, tallas y pinturas, no hace sino más bien imitar en lo posible a la abundantísima naturaleza.

 

Mapa interactivo de Bali.

En el siguiente mapa (con el que puedes interactuar viéndolo a pantalla completa, alejándolo o acercándolo entre otras cosas) puedes observar dónde se sitúa la isla de Bali.

 

15 cosas que hacer y que ver en la isla de Bali.

Bali se ha convertido en un destino turístico de primer orden, y aunque este artículo pretende a dar a conocer a lla población de esta isla, se hace indispensable mostrar algunos de los mejores lugares que visitar si visitas la zona.

Lago Bratan - etnias.net
Lago Bratan
  1. Templo Tanah Lot.
  2. Terrazas de arroz Tegalalang.
  3. Sacred Monkey Forest Sanctuary.
  4. Pemuteran Bay
  5. Cataratas Tibumana.
  6. Templo de Lempuyang.
  7. Lago Beratan.
  8. Cataratas Tegenungan.
  9. Templo de Uluwatu.
  10. Puerta del cielo en Pura.
  11. Cataratas Tukad Cepung.
  12. Playa Bengiat.
  13. Lago Tamblingan.
  14. Playa Pemuteran.
  15. Lago Bratan.

 

Mitos y creencias.

Antes que la enorme isla de Java abrazase la fe islámica, afirma la historia que Bali era una tierra llana y estéril. Con el cambio de religión, los dioses hindúes se refugiaron en Bali donde crearon las montañas, para instalar su morada en las cimas.

De ahí que son sagradas para los balineses, mansión de los dioses, de ellas bajan las aguas que vivifican los campos. Cuanto tenga relación con las montañas es, por tanto, bueno y estimable.

Para los tres millones de balineses, el respeto a las montañas supone una manifestación de fe en el orden del universo.

Conforme a su fin de la existencia terrenal, no es el hombre el que pone orden en un planeta embrollado y amorfo, es al revés, su deber es amoldarse a la predisposición armónica de la naturaleza.

Sin esta armonía, los humanos serían inútiles de supervisar las fuerzas sobrenaturales, dominadoras de la existencia.

La Ketjak o danza del mono la ejecutan tras la puesta del sol más de cien bailarines sentados en círculos concéntricos y que se balancean hacia adelante y hacia atrás, extienden los brazos, silban y gritan, todo ello con una precisión admirable.

Los afinados movimientos de las danzas isleñas se caracterizan por la expresividad de todo el cuerpo, desde las piernas hasta las manos y los ojos. En Bali no se concibe una separación radical del baile y la religiosidad. Cualquier danza, si bien sea de carácter profano, se dirige en último caso a los dioses.

La arquitectura religiosa, los difíciles ritos de incineración, el respeto a las montañas o bien el miedo reverencial a las profundidades oceánicas, todos y cada uno de los aspectos de esta cultura indican la inevitable necesidad de observar cuantas liturgias tiendan a asegurar la armonía galáctica.

La vida de los balineses se orienta hacia las cimas de las montañas, de donde procede todo lo bueno y se vuelve de espaldas al mar, huyendo de lo malo y lo despreciable.

Atrapados los isleños en la eterna pelea entre los dioses y el mal, en la simbólica oposición de lo alto y lo bajo, su vida rutinaria expresa la incesante precisión de merecer el asentimiento divino, de calmar y someter a las fuerzas diabólicas.

Las liturgias en los templos ofrendas y los ritos de purificación, las fiestas de la cosecha, las incineraciones y el lijado de dientes, todo sirve para asegurar el bienestar colectivo.

EL FUNDAMENTO DE LA RELIGIÓN DE BALI ES EL HINDUISMO, LLEGADO HACE UNOS OCHO SIGLOS.

Antes del hinduismo los balineses habían recibido influencias budistas, de forma que con la combinación de estos  elementos hacia el siglo XII, la religiosidad nativa adquirió rasgos especiales.

 

Templos de Bali.

La presentación de flores y frutos en el templo tiene objeto conseguir el permiso de los dioses, origen de todo lo bueno. Como cualquier otro objeto relacionado con la religión, las ofrendas deben transportarse sobre la cabeza. - etnias.net
La presentación de flores y frutos en el templo tiene objeto conseguir el permiso de los dioses, origen de todo lo bueno. Como cualquier otro objeto relacionado con la religión, las ofrendas deben transportarse sobre la cabeza.

Por muy pequeñas que sean, todas y cada una de las aldeas, éstas tienen múltiples templos. Entre estos se encuentran los siguientes.

  • El consagrado al fundador de la comunidad en particular.
  • El de la subak o cooperativa de regantes, encargada de proveer el agua a todos y cada uno de los agricultores.
  • El de los difuntos.
  • Multitud de santuarios erigidos en honor del dios de la montaña, del mar, de los manantiales, de los lagos y los hogares.

Por todos lados brotan templos de majestuosos pórticos, y toda la vida balinesa se ve dominada por la religión, puesto que la salud espiritual solo puede conservarse con la colaboración comunitaria en la observancia de los ritos.

 

Dios supremo Ida Sang Hyang Widhi Wasa.

El Dios supremo de los balineses es Ida Sang Hyang Widhi Wasa el cual puede adaptar todas aquellas formas que desee.

Dios Ida Sang Hyang Widhi Wasa - etnias.net
Dios Ida Sang Hyang Widhi Wasa

 

La leyenda dice que este Dios entrego la isla a los antepasados balineses en sacra cesión el pueblo, razón por la cual todas las ceremonias van dirigidas a la partes de la isla como son las montañas, valles, etc.

Aunque su religión es el hinduismo, éste no sigue una línea clásica, puesto que no exige un sistema tan puro de castas.

 

Fiestas en bali.

Las fiestas en Bali, tienen un sesgo religioso. En estas fiestas religiosas toda la aldea participa activamente. Los hombres sentados, las mujeres arrodilladas en torno a las pequeñas esculturas que encabezan los actos.

Es creencia popular que los dioses tienen su morada temporal en estas figuras de sándalo, oro e inclusive de monedas ensartadas.

Como cualquier ofrenda sagrada, las esculturas se transportan sobre la cabeza, mientras que los fieles avanzan en procesión hacia el mar o hacia un río - etnias.net
Como cualquier ofrenda sagrada, las esculturas se transportan sobre la cabeza, mientras que los fieles avanzan en procesión hacia el mar o hacia un río

En estos casos las pequeñas transportan las apreciadas figuras en cojines sobre la cabeza resguardándolas del sol con sombrillas.

Junto a ellas, las mujeres llevan sus ofrendas de frutos y flores, mientras que los hombres marchan en largas filas con gran despliegue de pendones al lugar de la liturgia.

La procesión retorna al templo cuando comienza a oscurecer, para pasar toda la noche con cantos y bailes rituales.

La cultura isleña presenta una fenomenal amalgama de simplicidad y refinamiento.

Enfundadas en sus trajes rituales de seda con decoraciones de oro y plata, dos bailarines ejecutan los medidos movimientos de una danza tradicional, expresando distintos estados de ánimo a través de los brazos, las manos y los ojos.

 

Organización social.

Esta mentalidad cooperativa no se restringe a los aspectos religiosos, sino empapa de forma profunda la vida económica y comunitaria, empezando por lo más elemental.

De este modo, todos y cada uno de los balineses se reúnen en entidades patriarcales formadas por descendientes de un mismo padre, abuelo o bisabuelo, y radican en un circuito tapiado donde cuentan con residencias, graneros y un santuario familiar.

El éxito del cooperativismo balines se evidencia en el magnífico aprovechamiento del suelo en terrazas destinadas al cultivo del arroz - etnias.net
El éxito del cooperativismo balines se evidencia en el magnífico aprovechamiento del suelo en terrazas destinadas al cultivo del arroz. Todas las aldeas tienen una subak o cooperativa de regantes, encargada de distribuir el agua a sus miembros, construir acequias o reparar las   presas.

Los varones se reservan prácticamente todas las faenas agrícolas salvo en temporada de recolección, cuando cuentan con la ayuda de las mujeres y la de los pequeños más mayores.

Las campesinas cuidan de los cerdos y las gallinas y organizan mercados que se festejan múltiples veces a la semana.

A determinados grupos de campesinos llamados banjars, compete la organización de festejos nupciales y también las incineraciones, así como la capacitación de grupos de danzas y orquestas.

La unidad  comunitaria inmediata superior es la tiesat en la que se reúnen las familias descendientes de un ancestro común.

Todos y cada uno de los hombres de la desa o aldea se hallan en un plano de absoluta igualdad en lo que respecta a sus derechos y obligaciones.

En otras épocas se consideró a la desa o aldea como único ente envuelto de autoridad lícita, por cuanto la tierra pertenecía en último término a los dioses, y los ancestros eran sus representantes.

De ahí los incesantes descalabros de ciertos príncipes que trataron de imponer sistemas de dominio feudal.

A día de hoy, debido al carácter centralizado de la administración gubernativa, Bali pertenece a la República de Indonesia

 

Castas balinesas.

En cuanto al resto de la población, ésta se divide en las siguientes castas.

  • Sudras o campesinos, casta a la que pertenece la mayoría de la población.
  • Vaisyas que son los comerciantes y militares.
  • Chainas que serían los descendientes de los gobernantes y ministros ya fallecidos.
  • Brahmanes o sacerdotes que estarían en la cúspide de la pirámide social.

A las castas superiores pertenecen aproximadamente el 7% de la población y constituiría la nobleza de la isla.

 

El subak.

Sin embargo, la subak es la organización que une a los habitantes de una aldea, e incluso con el resto de aldeas, además de asegurar la colaboración de todos en la construcción y el mantenimiento de las acequias.

Los usuarios de un mismo manantial acostumbran a pertenecer a una subak, como asimismo los campesinos no adheridos a ninguna cooperativa de regantes.

* Video con audio en inglés con subtítulos.

Todas y cada una de las labores efectuadas bajo supervisión de la subak, entre las que se encuentran la reparación de acequias, reparto de caudales para cada campo, trasplantes  se acompañan de su pertinente liturgia.

Resulta obligado ofrecer flores, arroz y huevos a los dioses a fin de que sus bendiciones reporten cosechas rebosantes.

Las subaks controlan el riego de prácticamente el 80% de los arrozales balineses, compuestos en su enorme mayoría por terrazas que alcanzan extensiones entre veinte y cuatrocientas hectáreas.

Las acequias se edifican con leños de cocotero y grandes piedras, siendo usual su parcial o total desaparición por causa de las riadas.

En cualquier caso, la subak se hace cargo de repararlas, erigir presas, excavar las zanjas pequeñas y normalmente, asegurar un reparto equitativo de las disponibilidades de agua.

 

El banjar.

El banjar o grupo de campesinos se hace cargo de satisfacer las necesidades básicas de sus miembros.

Todos y cada uno de los hombres casados pertenecen a un banjar y escogen periódicamente un líder. Se asisten unos a otros, tanto dentro del grupo de campesinos como en la cooperativa y las disputas salariales son muy raras, pues la utilidad del dinero se limita a la adquisición medicinas, ropas, sal, condimentas y objetos, suntuarios.

 

La mujer balinesa.

Muchas otras labores absorben el tiempo de la mujer balinesa, encargada de preparar las ofrendas que se hacen a las diferentes divinidades.

Mujer balinesa - etnias.net
Mujer balinesa

Se encarga tanto las fáciles, para los santuarios familiares, como las más difíciles y costosas, consistentes en flores y frutos que se transportan en bandejas sobre la cabeza, para los templos públicos.

 

Agricultura.

El arroz no es el único producto cultivado por los balineses: el cocotero, la caña de azúcar, frutas y hortalizas distintas, e inclusive el café, prosperan asimismo en sus fértiles tierras.

Prácticamente todas estas cosechas, salvo el café, van destinadas al consumo interno.

 

Las peleas de gallos.

Las peleas de gallos son uno de los pasatiempos preferidos de los balineses.

Con los afilados espolones añadidos a las garras de estas aves, la lucha acaba pronto con la muerte de uno de los contendientes. En otras épocas se pensaba que con estos derramamientos de sangre quedaba satisfecha la sed de los espíritus maléficos.

 

Qué idiomas se habla en la isla de Bali.

En la isla de Bali coexisten diferentes lenguas cada una de las cuales tiene una función específica relacionada con la casta a la que se pertenece o con la que se quiera comunicarse.

Una de estas pertenece a la familia sánscrito-javanesa y es utilizada por castas altas al dirigirse a sus superiores, como son los padres, sacerdotes, ancianos, etc.

Otra sería una lengua de origen malayo polinesio que es utilizada para comunicarse con personas de la misma casta o castas inferiores.

El idioma malayo, que les sirve para comunicarse con el resto de indonesios que no habitan la isla de Bali.

Otra lengua que normalmente es utilizada para hablar con personas cuya posición social se desconoce.

Por último tendríamos el idioma kawi, que es usado por sacerdotes principalmente.

 

Bailes balinesas.

El hecho de que su principal religión sea el hindú, se evidencia además de en la división en castas e idioma, en otros aspectos culturales de la vida cotidiana. Por ejemplo, esto ocurre en los bailes y danzas que se basan normalmente en leyendas y epopeyas indias.

Bailes balineses

Estas danzas están constituidas por movimientos rítmicos, precisos y estilizados que simulan estados anímicos mediante la simulación de gestos con ojos, brazos, manos y movimientos corporales.

El bailarín puede llegar a estar bailando durante bastante tiempo, llegando a una hora, sumido en una especie de trance.

Estas danzas como ocurre en el resto de rituales y manifestaciones culturales de los balineses, comienzan con una ofrenda a los dioses estando las mismas expresiones artísticas muy relacionadas con la religión.

Otras representaciones culturales de la isla de Bali, serían las sombras chinescas, las cuales son otra forma de expresión cultural religiosa. Estas sombras están basadas en cultos antiguos y dichas sobras vendrían a representar a los espíritus.

 

El matrimonio.

Como hemos dicho, la religión y la vida cotidiana en Bali se funden y mezclan en prácticamente cualquier acto.

Así por ejemplo, el matrimonio y la organización familiar refleja la fe del pueblo en un Dios supremo que fusiona incluso sexos.

La esposa renuncia a sus divinidades ancestrales para adoptar las del esposo.

INCLUSO LAS ENFERMEDADES PARA LOS BALINESES TIENEN UNA EXPLICACIÓN RELIGIOSA.

El enfermo es un foco de contaminación y debe someterse a los ritos purificatorios.

 

Ritos mortuorios.

Cuando muere un hombre, se coloca fuera de la casa una lámpara de papel blanco, sostenida por un palo de bambú. Al llegar la noche se enciende para que ilumine el camino a seguir por su alma errante.

Entre las obligaciones del creyente, ninguna tan sagrada como la cremación de sus muertos.

Aunque suene extraño, no es éste un período de llanto y luto, sino de regocijo por el alma liberada de su prisión corporal.

Depositado el cadáver en una fosa poco profunda y protegido por una armazón de bambú con pantalla de papel blanco, los parientes acuden durante doce días consecutivos a un pequeño altar contiguo a la fosa, donde colocan sus ofrendas.

Éstas se reanudan al cumplirse la sexta semana del fallecimiento, considerándose que para entonces el ánima ya ha abandonado su vieja morada terrenal.

Puede entonces procederse a la cremación, caso de contarse con la venia del sacerdote y siempre que la economía familiar permita sufragar los gastos de una ceremonia tan costosa.

Torre mortuoria balinesa - etnias.net
Torre mortuoria balinesa

La víspera de la cremación se organizan danzas y representaciones de sombras chinescas, mientras los artesanos completan la gigantesca torre funeraria, llegando algunas a los 20 metros de altura. Se necesitan cien hombres para arrastrarlas sobre la que se transportará el cadáver.

Estas construcciones suelen constar de varias plataformas que simbolizan las montañas, estando profusamente adornadas con flores y hojas que representan los bosques de la isla.

El día de la ceremonia, congregados amigos y parientes, se saca el cuerpo de la torre y se deposita en un sarcófago excavado en un tronco de árbol, al que se da la forma del animal representativo de la casta del muerto.

Estos animales serían un ciervo para los vaisyas, un toro si se trata de un brahmán, o un león para los chatrias.

Engalanado el sarcófago con numerosas ofrendas, las llamas lo destruyen junto con la torre, deshaciendo así la última atadura terrenal del alma.

Las cenizas deben esparcirse sobre el mar o un río, misión que desempeña el sacerdote al oscurecer y en presencia de todos los asistentes a la cremación, quienes ya entrada la noche se bañan para purificarse antes de regresar a sus hogares.

Para entonces, el alma del difunto ya se ha reunido con los restantes espíritus venerados en el santuario de la que, semanas antes, fuera su casa.