Saltar al contenido
Etnias

Bafuf

Bafut
  • Población: 82.000 (2018)
  • Idioma: Fut, francés e inglés.
  • Religión: Creencias animistas, cristianismo

 

Dónde se encuentra el reino de Bafut (bafut kingdom).

Al norte de la espesa jungla ecuatorial, que se extiende en la costa de la República del Camerún, en la parte occidental de África, se halla una tierra interior, espaciosa y fresca, a la que se la conoce como las Tierras Altas de Bamenda.

La urbe de Bafut, ubicada entre colinas, en la mitad de un ancho valle rodeado por una multitud de pequeños campos, es el centro del reino tribal de Achirimbi, el Fon de Bafut. (gobernante tradicional).

 

Mapa de región de Bafut en Camerún.

En el siguiente mapa interactivo puedes ver donde se encuentra situada la región de Bafut en Camerún.

 

Ciudad de Bafut.

La urbe de Bafut, con unos diez km de longitud, entiende veintiseis distritos, cada uno de ellos de los cuales está formado por un determinado número de recintos familiares rodeados de árboles y cercados por un seto vivo de hibiscos.

En el recinto, las cabras pacen a la sombra de palmeras y plataneros y las aves familiares hurgan el suelo en pos de restos de comida.

Los miembros mayores de la familia viven en casas individuales agrupadas en torno a patios bien cuidados, al tiempo que los alrededores acostumbran a estar reservados a los hijos casados o bien se emplean para el almacenamiento.

Los amigos se asisten en la construcción de nuevas casas, normalmente de dos habitaciones y levantadas sobre una armazón de rafia de unos 4 m².

 

Tradiciones y festejos.

Cuando se encara con un problema bastante difícil, el Achirimbi acostumbra a retirarse a este lugar para pedir consejo del espíritu de su padre, que radica en una piedra, símbolo de la cabeza del fallecido.

El Fon y su padre acostumbraban a percibir veneración como dioses y el cuarto y quinto días de la semana de los bafut, que tiene 8, son días de reposo reservado en su honor.

 

Liturgia de la recogida de la hierba.

Cada primavera los bafut memoran la liturgia de la recogida de la hierba, en la que toda la tribu trae “hierba de elefante”, con la que se cubren los techos del achum.

Entonces, este pueblo negroide sale en procesión, se baila, se hace entrega de regalos, y la celebración acaba con el apampada o bien danza tradicional bafut dedicada al Fon.

A lo largo de cuatro días se consumen grandes cantidades de vino de palma y las comunidades pequeñas presentan su ofrenda. Todas las tribus están representadas por delegaciones.

Los hijos y esposas del Fon juegan un papel esencial en la danza y el Fon en persona abandona a veces su silla real para unirse a la liturgia.

La autoridad política y religiosa se concentra alrededor del Fon y el consejo de jefes de tribu, tomando extremas cautelas para eludir que los hijos del Fon logren situaciones de relevancia, puesto que conforme la tradición de la tribu en una ocasión cuatro príncipes produjeron la división de los bafut en cuatro facciones contrincantes.

 

Liturgia funeraria.

Conforme la tradición, se sepulta al fallecido de manera inmediata, pero tiene que pasar cuando menos una semana antes del “grito de la muerte”, a fin de dar tiempo preciso para preparar los actos rituales.

La liturgia del “grito de la muerte”, en la que se llora el óbito de un jefe local En primer plano un conjunto de bufones improvisando una danza, si bien los familiares del fenecido, con sus caras cubiertas de ceniza, símbolo de luto, contemplan sus movimientos con desaprobación.

Un año después se repite la segunda y todavía más increíble liturgia del llamado Grito de la Muerte para asegurar la paz del espíritu del fallecido y conjurar la salud para los familiares más próximos.

Las danzas y festejos se acompañan de ocasionales disparos de armas de gran antigüedad, mientras que se consume mimbo o bien vino de palma en grandes cantidades.

 

Gobierno tradicional. El Fon de Bafut.

Fon de fabuf
Fon de fabuf

Debido al amor y respeto que inspira, el Fon ha contribuido a sostener los valores tradicionales de la sociedad bafut en un área de creciente destribalización.

Su dignidad y grandiosidad aristocráticas le distinguen entre sus súbditos, pese a que normalmente lleva la misma indumentaria que ellos consistente en una larga túnica flotante y un casquete en el cabeza bordado en hilo.

Cuando otorga audiencia en la corte de su palacio, aparece sentado en cuarenta o más esposas a sus pies, protegidos y adornados con botas atractivas en las que cuelgan antojadizas cuentas azules, descansan sobre un colmillo de marfil de plasmante longitud, como corresponde a su dignidad.

En estos actos se presenta con sus insignias reales vestido con una larga túnica de vivos colores, adornada con símbolos del leopardo y la víbora pitón. En su cabeza luce un casquete cónico cubierto de cerdas de elefante y en su mano mantiene un largo mosqueador hecho con la cola del colobo.

El Fon es el jefe de más de veinte súbditos, de los que la mayor parte habitan en el territorio, compartiendo sus orígenes con la tribu tikar, que llegó a las Tierras Altas de Bamenda hace más de trescientos años, empujado hacia el sur por los invasores árabes.

 

Bafut Palace.

Bafut Palace - etnias.net
Bafut Palace

La casa del Fon es la conocida como bafut palace y es la más extensa y se levanta en el centro de la población. Los dormitorios de sus esposas e hijos dan a múltiples patios que tienen fácil acceso al recinto del Fon, dominado por la torre del achum o bien casa sagrada del Fon, transformada en santuario. Solo el Fon puede acceder a este sitio sagrado.

 

Sucesión del Fon.

El sucesor del Fon es esmeradamente escogido basándonos en los méritos de cada uno de ellos. La elección se mantiene en secreto para el pueblo. Solo el consejo de jefes la conoce para comunicarla y hacerla pública a su debido tiempo.

Cuando el Fon se halla en su lecho de muerte convoca a su heredero y le trasfiere su autoridad escupiéndole en el pecho.

El pueblo confirma el ascenso del príncipe a través de un acto simbólico consistente en lanzar barro y piedras en un último intento de alcanzarle como humano, antes que sea elevado al puesto sagrado de Fon, a quien ya ningún hombre va a poder tocar.

 

Prebendas del Fon.

El nuevo Fon hereda todas y cada una de las esposas de su padre, a quienes debe cuidar hasta su muerte.

Por su parte aquellas le traen hijos al mundo y trabajan en las cuatro fincas reales para proveer al sustento de toda la familia.

Las otras esposas se escogen a una edad muy temprana, tiñéndoseles el pelo con unos polvos colorados para destacar que han sido reservadas para el Fon.

Cuando la joven escogida llega a la pubescencia pasa a ser parte de la familia real. Tras una larga capacitación, accede frente a la presencia del Fon, quien, si lo quiere, consuma la noche siguiente el matrimonio en una cama singular.

Los tikar consideran a los gemelos como algo mágico y entre los bafut las mellizas acostumbran a reservarse como esposas del Fon. Los gemelos pueden entrar a su servicio como mensajeros. Este era de forma tradicional el medio por el que los padres podían dar a sus hijos una carrera real.

De los cincuenta miembros que componen esta sociedad segrega se eligen 12 bukum, quienes forman el consejo que debe asistir al Fon.

 

Organización social.

El Gobierno centralizado de Douala, Camerún ha limitado una gran parte de su autonomía, pero todavía se sienten ungidos de autoridad, sobre todo en los juicios de pequeñas infracciones y en la mediación entre las disputas locales.

Cada semana el cabeza del consejo y dos Diputados asisten al mercado para proclamar las noticias esenciales y oír las protestas que puedan surgir.

Si este sistema de gobierno excluye del poder político a los hijos del Fon, sus sociedades secretas juegan un papel esencial en los ritos religiosos, como la danza del Fon y los grandes entierros.

Cada grupo exhibe trajes, disfraces y danzas propios.

 

Agricultura.

De la misma manera que en otras muchas sociedades africanas las faenas del campo recaen sobre las mujeres.

Desde temprana edad los jóvenes asisten a sus madres en el campo y todas sienten un enorme apego a la tierra, a pesar del notable esmero que su cuidado requiere.

En el pasado la buena predisposición de la mujer para el trabajo duro se consideraba una de sus cualidades primordiales y el pago de un costo por la novia venía en parte a compensar al suegro por la pérdida que le suponía la separación de su hija.

Cuanto más rico era el hombre, más esposas podían lograr y menos debía trabajar.

 

Religión.

A lo largo del S.XX se han afianzado ciertas misiones en Bafut, y en nuestros días prácticamente la mitad de su población es cristiana.

Mientras que la veneración por sus ancestros y otras opiniones han continuado prácticamente inmutables, el término cristiano del matrimonio ha reducido la poligamia.

Ya no se adora al Fon como a un dios, pero sigue siendo el jefe de su pueblo.

 

 

Fuentes y referencias:

 

0/5 (0 Reviews)