Saltar al contenido
Etnias

Alsacianos

Dos alsacianas con traje típico de Alsacia. Fte. Youtube
Bandera de Alsacia
  • Hablantes: 700.000 (aprox.).
  • Región: Noreste de Francia
  • Idioma de la Familia: Alsaciano, Frances, Alemán.
  • Religión: 70% católica, el 17% protestante (la mayoría luteranos) y el 5% profesa otras religiones.

 

Qué quiere decir alsaciano.

Por alsaciano hay que entender dos conceptos principales, por un lado tendríamos a aquellas personas de belleza caucásica que residen en la región francesa de Alsacia y por otro, al conjunto de dialectos que se hablan en esta región y que derivan principalmente del alemán.

 

De donde son los alsacianos.

Técnicamente Alsacia es parte integrante de Francia desde 1945, aunque los alsacianos no son propiamente franceses, al menos en sentimiento.

Las fronteras entre países han utilizado normalmente accidentes geográficos para justificar esa división.

Lo que no es está claro es qué forma la frontera más “natural” entre dos países, un río o bien una cadena de montañas.La historia y el carácter de los alsacianos están marcados por esta pregunta sin contestación.

Región de Alsacia. Puede sinteracturar con el mapa.

Si el Rhin se considera como una frontera natural, Alsacia es parte integrante de Francia.

Lógicamente teniendo en cuenta su posición geográfica, los alsacianos tienen fuertes nudos culturales y políticos con Francia.

Como ejemplo señalar que la Marsellesa, el himno francés, fue escrito en Estrasburgo, o el enorme león que, en Belfort, en el Sur de Alsacia, mira hacia Alemania para celebrar el éxito de la defensa de la urbe en 1870, figura entre los símbolos supremos del patriotismo francés.

Lion_de_Belfort
León de Belfort. Escultura monumental realizada por el escultor francés Frédéric Bartholdi. La estatura mide 22 metros de largo y 11 de altura.​ Para construirlo se usaron bloques de gres rosa de Pérouse esculpidos de forma individual y luego trasladada hasta la parte delantera de la ciudadela de Belfort donde fueron ensamblados.

El viajante Arthur Young que exploró la zona en 1989, los describió como un pueblo absolutamente diferente de Francia, con costumbres, lengua, ideas, prejuicios y hábitos completamente diferentes.

Esto, hoy en día sigue siendo válido. Muchos aspectos de la vida de la zona hacen pensar que la cordillera de los Vosgos forman su frontera natural y que culturalmente Alsacia es un apéndice recóndito de Alemania.

La mayor parte de los alsacianos hablan en un dialecto germano, y el Sauerkraut  que es la comida típica de Alemania, Alsacia, Suiza, Polonia y Rusia que se cocina fermentando las hojas del repollo en agua con sal con salchichas y cerveza es un plato habitual del país.

 

Un poco de historia de Alsacia.

La frontera ha sido disputada reiteradamente desde tiempos antiquísimos.

Solo en el siglo XX, los alsacianos han alternado 3 veces de nacionalidad.

  • Desde 1870 hasta 1918 fueron alemanes.
  • Desde 1918 hasta 1940 fueron franceses.
  • Desde 1940 a 1945 de nuevo alemanes.
  • A partir de 1945 de nuevo franceses.

Contra estas presiones nacionalistas han alimentado una neutralidad tenaz, impaciente y al mismo tiempo resignados con las dos partes en esta política de forcejeo.

La situación de Alsacia en el centro de Europa entre dos naciones históricas ha supuesto que sea objeto de reclamaciones y conflictos bélicos - etnias.net
La situación de Alsacia en el centro de Europa entre dos naciones históricas ha supuesto que sea objeto de reclamaciones y conflictos bélicos

La dureza de las dos ocupaciones alemanas produjo una conciencia de identificación con Francia, y solo un pequeño conjunto de pro germanos convencidos sigue combatiendo por la reinserción en Alemania Occidental.

Los alsacianos que en 1945 acogieron a los libertadores americanos con sumo entusiasmo, se resisten ahora a la regla centralizadora de la ciudad de París, sosteniendo celosamente su escaso margen de autogobierno local.

Se consideran alsacianos más que franceses o bien alemanes y su experiencia de la guerra y la ocupación les ha llenado de desconfianzas frente a los extranjeros.

Aun viven personas que vivieron los embates de la segunda Guerra Mundial, en los que Alsacia fue utilizada como peón político entre Francia y Alemania. A lo largo de más de mil años, este pueblo ha sufrido las consecuencias de la guerra.

Alsacia ha sido una encrucijada de civilizaciones. Al lado de las ruinas de celtas y romanos pueden verse todavía iglesias y castillos medievales, en contraste con los aeropuertos, pozos de petróleo y prósperas áreas industriales.

A pesar del desarrollo moderno y de las destrucciones sufridas a lo largo de los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría del país conserva un carácter pintoresco.

 

Cómo son los alsacianos.

Los alsacianos no son personas cerriles ni carecen de hospitalidad. Hoy en día, Alsacia es una zona turística que acoge a muchos forasteros.

Estos pueden comprobar como en sus excursiones por la zona encuentran múltiples pruebas del gusto de sus habitantes por los placeres de la vida y sobre todo, de la mesa.

 

Su gastronomía.

El plato alsaciano más conocido es el paté de foie gras de Estrasburgo. El Sauerkraut, también es muy popular y corriente y se toma con una pluralidad de carne fría curada y adobada.

Consumen sobre todo carne de cerdo, con la que preparan variedades de platos combinados.

Los campos alsacianos son fértiles y bien aprovechados y sus habitantes han tenido siempre la costumbre de comer en los restaurantes de la zona. El bosque montañoso da gran pluralidad de piezas para la caza, desde el venado al conejo.

 

El vino de Alsacia en la vida diaria.

Las tradiciones culturales de Alsacia gravitan en turno al fruto de la parra. País de fiestas estacionales, cada pueblo festeja la de su santo patrono. Abundan además de esto las ferias.

Alsacia es una importante región vinícola francesa - etnias.net
Alsacia es una importante región vinícola francesa

El vino más que un lujo se considera como un ingrediente básico de la vida, hasta el punto que en otros tiempos los trabajadores del campo acostumbraban a percibir una parte de su jornal en bebida.

Alsacia ha sido un país productor de vinos desde el siglo III a.C. o incluso desde mucho ya antes.

Frecuentemente se asocia al santo, por motivos históricos o bien legendarios, con la parra y sus productos, aunque en ciertos casos como en Llenar, las fiestas del vino no precisan de más justificación.

Estas festividades dan al visitante un agradable espectáculo de trajes tradicionales, que en nuestros días prácticamente han desaparecido por completo de la vida diaria y que cambian de un pueblo a otro.

En estas ocasiones las mujeres acostumbran a llevar una falda ancha, normalmente de color colorado o bien azul, con ornamentos de terciopelo negro, que combina con un corpiño bajo sin mangas y una camisa plisada, con una capa de lino blanco y un enorme arco negro en forma de mariposa a forma de cofia.

Trajes tipicos alsacianos
Trajes tipicos alsacianos

Los hombres visten más sobriamente, con una camisa blanca bordada, una chaqueta corta y ajustada, un chaleco con ornamentos y un ancho sombrero negro.

Con sus trajes estridentes, los alsacianos se reúnen para festejar sus fiestas con danzas tradicionales y rebosante vino local. Religión y costumbres están muy mezcladas.

Por Navidad, los pequeños alsacianos que se han portado bien aguardan regalos del Christkindel, que hace las veces de Papá Noel en Alsacia. También se les puede asustar con la mención de Hans Trapp, duende cuyo nombre inmortaliza a un renombrado delincuente de estas montañas.

Estrasburgo - Alsacia
El colorido de las fachadas de las viviendas alsacianas en evidente. La pintoresca urbe de Estrasburgo que representa la mayor urbe de Alsacia. Situada en la región histórica y cultural de Alsacia. Estrasburgo es capital del departamento del Bajo Rin.

Esta vieja urbe sobre el Rhin es un esencial puerto fluvial y un floreciente centro comercial. Sin embargo, prácticamente la mitad de la población de Alsacia trabaja en el campo.

 

Cómo es Alsacia.

Los espesos bosques dan carburante y material de construcción, así como una dura pero saludable vida para los hombres que trabajan en el monte.

Estos habitúan a vivir fuera de sus hogares durante largos periodos, duermen en sus chozas de leños de árboles y para transportar la madera se sirven de una suerte de trineo, el schlitte.

Tipica calle de tabernas de la ciudad de Colmar donde sentarse junto a los canales que recorren la ciudad tomando un vino de la zona es típico de turistas y lugareños - etnias.net
Tipica calle de tabernas de la ciudad de Colmar donde sentarse junto a los canales que recorren la ciudad tomando un vino de la zona es típico de turistas y lugareños.

El trabajo en el bosque se está mecanizando velozmente, exactamente la misma forma que la vida campesina en los valles.

La economía está bastante bien equilibrada. Prácticamente la mitad de los alsacianos trabajan en el campo, si bien, también disponen de diferentes industrias.

La misma urbe de Estrasburgo, aunque es de interior, es uno de los puertos primordiales de Francia, al aprovechar el curso del Rhin y su red de canales.

Las grandes urbes preservan aún sus viejas calles angostas, las casas de madera adornadas con pinturas y estatuas, las fuentes, torres, iglesias y claustros.

La catedral gótica de Estrasburgo, con su torre de 143 metros de altura y su reloj astronómico representan una enorme atracción turística.

Fuera de las urbes, es fácil salir del siglo XX y recorrer las angostas y serpenteantes callejuelas para hallar la vieja economía campesina aún firme y pujante.

La habitual casa campesina,  con extensos tejados y aleros salientes, presenta una primera planta a nivel del suelo para los animales, mientras que la familia vive en la parte superior, al calor de una estufa adornada con pequeños azulejos. Los pesados muebles y las mantelerías evocan los días lejanos y pastoriles.

En las chimeneas de algunas de estas casas y en los lugares altos de las urbes y de los campos, las cigüeñas edifican sus nidos.

Estas cigüeñas no traen los pequeños al nacer como ocurre en España, sino más bien la buena suerte, con lo que no se las debe incordiar, incluso aunque para ello tengan que tener el fuego apagado y la casa fría.

 

Fuentes y referencias:

 

0/5 (0 Reviews)