Saltar al contenido
Etnias

Alacalufes

Familia de la tribu alacalufe - etnias.net
Bandera representativa de los Kawesqar
Bandera representativa de los Alacalufes.
  • Ubicación: Chile
  • Población: 2622 personas.
  • Idioma: kawésqar (significa persona), español.
  • Religión: animista.

 

Quiénes son los alacalufes.

Los alacalufes también conocidos como Kawashkar, kawésqar, alakalufes   se trata de un pueblo indígena y nómada, que se movían por lo que hoy es la zona austral de Chile en canoas. Han sido descritos como los más primitivos de los indios fueguinos. La razón de su relativa simplicidad entre las civilizaciones menos complejas del planeta puede atribuirse a su mayor aislamiento.

La denominación de kawésqar, que se corresponde con el idioma que habla esta etnia, también es la denominación que tiene su pueblo para denominarse a sí mismos.

Las montañas del Este y las enormes zonas heladas de sus fronteras les impidieron ponerse en contacto con los pueblos de la Patagonia.

Por el Oeste se lo complicaba el mar, al norte estaban los indios chonos, al Sur los yaganes o yahgan y si bien estos pueblos tenían una civilización afín, actuaron como un bloque monolítico, aislándoles de este modo de pueblos más avanzados.

Con el tiempo, este aislamiento de los alacalufes tuvo sus ventajas, puesto que, si bien eran más primitivos que las tribus vecinas, llegaron a subsistir más tiempo.

Miembros de la etnia Kawashkar - etnias.net
Miembros de la etnia Kawashkar. Atrozmente explotados y diezmados por las enfermedades trasmitidas por los europeos, actualmente los alacalufes supervivientes son escasos.

Con la llegada de los españoles fueron sometidos a una inhumana explotación, aunque los mayores estragos fueron obra de las nuevas enfermedades para las que no tenían inmunidad natural ni ayuda de ningún tipo.

En 1850 había cerca de 10.000 personas de esta etnia y un siglo después todavía prácticamente unos 100. Mientras tanto la los pueblos chonos y los yaganes estaban ya prácticamente desaparecidos.

 

Distribución de los Kawashkar .

Habitaban las tierras del Sur de Chile, entre el Golfo de Penas y el Estrecho de Magallanes, un litoral salvaje de islas accidentadas y desperdigadas entre canales donde Francis Drake perdió uno de sus navíos contra los escarpados barrancos que se levantan desde la costa. Hoy en día, toda esta extensión de tierra que comprende la Región de Magallanes y la Antártica Chilena forma la Reserva Nacional de Alacalufes.

Zona de habitan los alacalufes etnias.net
Zona de habitan los alacalufes

La temperatura anual media de esta zona es solo de 7° C y en invierno se mantiene por lo general en temperaturas negativas. Intensas lluvias de hasta 3000 mm por año, fuertes vientos, nubes bajas y poquísimas horas de sol completan el cuadro de este tiempo estricto.

La tecnología desarrollada por los alacalufes para hacer frente a su hábitat fue simple y primitiva.

Se ha podido saber que solo en tiempos recientes llegaron a la Edad de Piedra, cuando adquirieron la técnica de tallar las rocas para la fabricación de armas y herramientas.

Las condiciones del terreno les forzaron a vivir al lado del mar y establecerse en las costas para satisfacer sus necesidades de subsistencia.

 

Su alimentación.

Inóspitas tierras de la patagonia chilena donde vivieron durante siglos los alacalufes - etnias.net
Inóspitas tierras de la patagonia chilena donde vivieron durante siglos los alacalufes. En este terreno inhóspito muchos de ellos sobrevivieron con la más primitiva tecnología, canoas de cortezas de árboles, arpones, arcos y flechas, siguiendo una dieta primitiva a base de mariscos que hallaban en las rocas de la costa.

Los alacalufes no practicaban ninguna forma de cultivo y se nutrían esencialmente de mariscos. También cazaban todo tipo de pájaros, mamíferos y peces. Realizaban sus desplazamientos por mar, y las canoas, hechas de cortezas de árboles, eran la pieza primordial de su equipo.

 

Viviendas de los alakalufes.

Sus casas estaban construidas de un armazón hecho a base de troncos y ramas en forma circular o bien ovalada, que cubrían con pieles, en general de foca, si bien si era preciso utilizaban también paja.

Chozas utilizadas por los alakalufes - etnias.net
Chozas utilizadas por los alakalufes en las inóspiltas costas chilenas.

Toda la familia se sentaba alrededor del fuego ubicado en el centro de la choza y dormían sobre lechos de hojas y ramas.

Aunque aseguraban que con una buena hoguera que los cobijara quedaban bastante calientes y secos, realmente apenas se resguardaban del tiempo inhóspito de la zona.

 

Vestimenta.

Los kawésqar llevaban un mínimo de prendas que constaban generalmente de una pequeña capa sobre los hombros y un taparrabos de piel triangular y que constituía todo su atuendo.

Los niños iban literalmente desnudos a pesar de las inclemencias del clima.

El subdesarrollo de su tecnología y su escaso desarrollo material como la vestimenta,  las viviendas, etc., para subsistir en un clima muy desfavorable y particularmente la carencia de medios de protección contra el tiempo, ha dejado atónitos a todos aquellos se han interesado por su vida.

En 1930einta, sin embargo, una investigación descubrió que sus deficiencias quedaban compensadas por su adaptación física al medioambiente.

Los alacalufes llevaban poquísima ropa para resguardarse contra el tiempo y las aguas heladas - etnias.net
Los alacalufes llevaban poquísima ropa para resguardarse contra el tiempo y las aguas heladas. Fueron sus excepcionales adaptaciones de su metabolismo las que les dejaron subsistir. Cuando duermen su temperatura y ritmo metabólico es hasta un 200 % más alto que el promedio del hombre europeo y sus cuerpos siguen irradiando calor.

Se han llevado a cabo pruebas con un grupo de indios alacalufes que dormían prácticamente desnudos a temperaturas de 0º a 5° C.

Generalmente, en el momento en que un humano duerme su ritmo metabólico o el ritmo al que el cuerpo quema los comestibles para generar energía desciende y la temperatura del cuerpo baja de manera rápida. Bajo aquellas condiciones de frío, el ritmo metabólico de los alacalufes era entre un 150 y 200 por ciento más alto que la de cualquier europeo de similar constitución física.

Más aun, los alacalufes siguen irradiando calor por las extremidades de su cuerpo. Esta adaptación fisiológica les resulta así mismo de enorme utilidad para otros aspectos de su vida diaria. Un ejemplo de esta adaptación es que podían bañarse en las aguas frías del mar sin exponerse a enfermedades ni perder su temperatura vital.

Si bien el origen de esta adaptación es desconocido, un posible factor pudiese ser la alta proporción de proporción de proteínas alimentarias que consumían.

Cualquiera que sea este mecanismo de defensa de su organismo, está claro que hubiesen necesitado evolucionar técnica y culturalmente para subsistir en condiciones tan desfavorables.

 

Los alacalufes en la actualidad.

Los indios alacalufes han sido un pueblo prácticamente extinción y aunque en la actualidad su población aumenta paulatinamente Gracias al esfuerzo y las políticas favorables a este tipo de etnias que lleva a cabo el gobierno chileno, su población se mantiene aún muy por debajo de lo socialmente admisible para no considerarla a este pueblo en peligro, sino de extinción si de disgregarse entre el resto de la población y perder su sino cultural para siempre.

Escultura en homenaje a los indios alacalufes - etnias.net
Escultura en homenaje a los indios alacalufes

No obstante, hasta el siglo XX han subsistido y prosperado merced a su singular adaptación a un entorno estricto.

Si bien las personas que subsisten es a día de hoy superior y no todos y cada uno de los supervivientes son indios puros, preservan aún algunos de sus sistemas de vida tradicional como el tipo de artesanía, herramientas, casas y la canoa, tan esencial el día de hoy como lo fuera ya antes.

Entre ellos siguen hablando su propio idioma, aunque la mayor parte de los alacalufes dominan el de la metrópoli España.

Prácticamente todos los alacalufes supervivientes están agrupados en la apartada población chilena de Puerto Edén, donde dependen de la distribución gratuita de comestibles por parte de las autoridades, si bien siguen practicando sus tradicionales actividades de caza y pesca.

Gracias a las políticas seguidas en los últimos años por las autoridades chilenas, los alacalufes no van a desaparecer. Con su extinción, quizás no personal pero sí cultural se perderían otro ejemplo único de qué manera el hombre ha sido capaz de amoldarse a un medioambiente hostil.