Saltar al contenido
Etnias

Afroamericanos o Afroestadounidenses

Malcolm X
Bandera afroestadounidense
Bandera representativa de los afroamericanos
  • Población: 40 807 000 habitantes (censo 2010)
  • País: Estados Unidos.
  • Religión: Cristianismo, islam, religiones afroamericanas, vudú.
  • Idioma: Inglés estadounidense, español, francés y otros.

 

 

Los Afroamericanos en Estados Unidos.

Aunque por afroamericano se reconocen a todos los esclavos que se trajeron del continente africano a todo el continente americano, nos vamos a referir específicamente a aquellos que terminaron destinados en Estados Unidos.

Narrado por Deon Cole, nos presenta una perspectiva del movimiento negro en Estados Unidos y la emancipación de la era de los Derechos Civiles.
 

Por una parte, el afroamericano es un ciudadano más de los Estados Unidos que tiene como objetivo en una gran parte los objetivos básicos de su país.

A pesar de las ineludibles imperfecciones de toda praxis política, los setecentistas (S. XVII) de la Constitución preservan su valía hoy en día.

Todos los hombres nacen libres y iguales. (Incluido en la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos)

La Ley les reconoce exactamente el mismo derecho a intentar la materialización de sus ansias de riqueza y dicha, a practicar cualquier religión y ocuparse, en resumen, “de sus temas”, como afirman los negros.

Con la llegada de los inmigrantes a lo largo de todo el pasado siglo, empezó a resaltar la concepción idealista de los Estados Unidos como tierra de ocasiones.

Todo ciudadano está en su derecho a exactamente los mismos caminos abiertos al resto, a idénticas ocasiones de lograr sus objetivos en noble competencia con sus compatriotas.

Consecuentemente, absolutamente nadie puede quitar los instrumentos precisos para la lucha que son la educación, la asistencia y el respeto.

El afroamericano es en último término esencialmente africano y por consiguiente negro, antes de nada.

Para prácticamente todos los inmigrantes blancos, su vinculación con la comunidad étnica de origen, ya sea irlandesa, italiana, polaca, hebrea o cualquier otra, es en cierta forma voluntaria.

No ocurre lo mismo con el afroamericano, cuya gama de opciones en este terreno queda sensiblemente reducida.

Tanto si se esmera por separarse de la comunidad de origen, alisándose el pelo o blanqueando su epidermis por ejemplo, como si intenta destacar su identidad, con ropas o bien peinado afroamericano, seguirá de todas las maneras siendo considerado negro.

 

Zonas de Estados Unidos con mayor población afroamericana.

Aunque los afroamericanos se encuentran distribuidos por todos los Estados Unidos, como podemos observar en el mapa, el porcentaje en la población de los estados del Este es mayor que en la del Oeste y medio oeste.

Zonas de Estados Unidos con mayor población de raza negra
Zonas de Estados Unidos con mayor población de raza negra. fte. wikipedia.org

 

Historia de los afroamericanos.

Aparte de estas similitudes con los afrikaners, dejan de ser válidas las comparaciones, puesto que los afrikaners terminaron siéndo los  dominadores y los afroamericanos los dominados. No es casualidad que los africanos perdiesen la partida en los dos casos.

Tanto los bantúes como muchos pueblos del África occidental, vivero de esclavos para las plantaciones americanas, proceden de zonas selváticas cuyas sociedades, pequeñas y unidísimas, promovían las inclinaciones cooperativas del individuo, sofocando las competitivas.

Zonas de África desde donde partieron y destinos a donde llegaron los esclavos. Como se puede apreciar, la llegada de negros a Estados Unidos no representa el tanto por ciento más grande ni mucho menos - etnias.net
Los afroamericanos surgen o parten de África desde donde llegaron a América como esclavos. Como se puede apreciar, la llegada de negros a Estados Unidos no representa el tanto por ciento más grande ni mucho menos

Arruinada la cohesión de estas sociedades, o bien distanciados de ellas sus componentes, quedaron en clara desventaja psicológica en frente de la extrema agresividad de los europeos.

No tardaron los ancestros de los afroamericanos en padecer una nueva desventaja, a causa de las circunstancias en que se generó su encuentro con los europeos. Los portugueses habían explorado las costas occidentales del continente en el siglo XV, consiguiendo un notable dominio del arte de navegar.

Los vientos predominantes en el Atlántico facilitaban la navegación con rumbo oeste, remontando las costas americanas y retornando a Europa por una senda más septentrional, pero complicaban el retorno a Portugal siguiendo la costa africana.

Estas circunstancias, sumadas al desarrollo de las plantaciones en Estados Unidos a lo largo del siglo XVII, acrecentaron la rentabilidad de lo que vino en llamarse “el sistema mercantil“, que era la estructura comercial triangular cuyos vértices eran Europa, África y América.

El Viejo Continente exportaba alcoholes, pequeñas manufacturas y más tarde lonas. África adquiría estos recursos pagándolos con esclavos.

Los afroamericanos del Sur son quienes mejor recuerdan la esclavitud, parcialmente prolongada a lo largo del siglo XX con otra forma de servidumbre: los contratos de aparcería, que impedían a numerosas familias blancas y negras vender sus cosechas.

Los hombres y mujeres afroamericanos acaparan
Los hombres y mujeres afroamericanos acaparan los primeros puestos de la vida deportiva estadounidense, dando además a su país una gran parte de los galardones conseguidos en competiciones de gran relieve, como los Olimpiadas.

El transporte de los esclavos por la llamada senda media del Atlántico era factor esencial del sistema, lo que explica su prolongada permanencia en el tiempo, aun cuando los abolicionistas lucharon contra las terribles condiciones en que se realizaba.

 

Cuantos esclavos llegaron a América.

Entre 1500 y 1865 llegaron a lo que a día de hoy son los Estados Unidos prácticamente quinientos mil de esclavos. De ellos descienden los 40 millones con los que cuenta el país.

Como es de imaginar, las condiciones de salubridad y comodidad no eran las más ideales para los negros que eran traidos hasta América para ser utilizados como esclavos - etnias.net
Como es de imaginar, las condiciones de salubridad y comodidad no eran las más ideales para los negros que eran traidos hasta América para ser utilizados como esclavos.

Si bien más del 70% de la población negra vive en los estados del Norte, la enorme mayoría de esclavos se empleó en las plantaciones sureñas, donde se les sometía a una recia disciplina.

Sin embargo, los blancos vivían en el incesante miedo de una posible rebelión. Cuando estas se generaron, como por ejemplo con el levantamiento acaudillado por Nat Turner, las represalias fueron inmediatas y concluyentes.

El Movimiento pro Derechos Civiles de los años sesenta recogió las aspiraciones de muchos afroamericanos, quienes expresaban su descontento clamando por el separatismo y el poder negros.
Martin Luther King. El Movimiento pro Derechos Civiles de los años sesenta recogió las aspiraciones de muchos afroamericanos, quienes expresaban su descontento clamando por el separatismo y el poder negros.

El segundo cuarto del siglo XIX fue un periodo de gran agitación. Algunos estamentos blancos propugnaban el abolicionismo y otros particularmente los cuáqueros, cooperaron en la fuga de esclavos hacia los estados de Norte por medio del llamado ferrocarril clandestino.

Entre los “integracionistas” negros resaltaron Fredrick Douglass y Henry Highland Garnett, empeñados en conquistar la igualdad de derechos para las gentes de color, en el marco general de la sociedad estadounidense.

 

Identidad afroamericana.

Para la mayor parte de sus conciudadanos americanos, el tono de su piel le catalogará como persona.

El propio afroamericano distinguirá al momento si alguien pertenece o no a su grupo, puesto que el color de la piel se trata de una cualidad indispensable para lograr esa característica y definidora para esta comunidad de su personalidad, su forma de ser e incluso su alma. No todos y cada uno de los negros tienen, ni desean quizás, esa cualidad.

La música siempre ha sido un elemento representativo y reivindicativo de la identidad afroamericana en Estados Unidos y el soul y el jazz sin duda son sus máximos exponentes
La música siempre ha sido un elemento representativo y reivindicativo de la identidad afroamericana en Estados Unidos y el soul y el jazz sin duda son sus máximos exponentes

Ciertos extremistas del nacionalismo negro califican con desprecio de Tíos Tom a los sectores integracionistas de sus clases medias, para quienes resulta más esencial el componente estadounidense de su herencia histórica que el africano.

No es suficiente con una tez oscura para ser hermano o bien hermana espiritual. Resulta necesario, además de esto, identificarse con la negritud.

Costumbres y música afroamericana.

Quizá se aprecien las excelencias de la cocina negra, procedente del Sur y en último caso de los ancestros africanos.

Si bien, a día de hoy se aplique el término soul a un tipo muy específico de música, la capacidad autora, la intensa participación del auditorio, ambas peculiaridades tradicionales, sobre todo en el jazz,  indican su clara ascendencia africana.

En lo rigurosamente técnico, ritmo, sistema de preguntas y contestaciones e improvisación, la música negra debe tanto a sus orígenes africanos como a su desarrollo en el propio continente americano.

 

El nacionalismo afroamericano.

El color caracteriza al afroamericano pues expresa, a través de la asunción del pasado, su pertenencia a un conjunto.

Curiosidad
Por ironías de la historia y si bien la comparación resulte aborrecible para las dos partes, la comunidad que mayor similitud guarda con la afroamericana es la afrikaner.

Los dos grupos son minoritarios y se distinguen del resto de la población por su color. Tienen su idioma y sus iglesias, contribuyendo aquel y estas a una mayor definición de sus miembros.

Su psicología indica un factor protector, obstinados en la propia contemplación y finalmente, sus componentes conservaron celosamente la historia de sus comunidades respectivas.

Para muchos afroamericanos el conocido eslogan “black is beautiful”  que significa lo negro es bello supone la necesidad de redefinir los conceptos estéticos de los blancos y recobrar la confianza en sí a fin de resguardar los valores de su cultura.

 

Integración de los afroamericanos en la vida americana.

A pesar de que la sociedad estadounidense está asumiendo muy poco a poco que las diferencias raciales no deben suponer la discriminación del más débil, aun queda mucho camino por recorrer
B. Obama. A pesar de que la sociedad estadounidense está asumiendo muy poco a poco que las diferencias raciales no deben suponer la discriminación del más débil, aun queda mucho camino por recorrer.

En lo que se refiere a los africanistas, que propugnaban un desarrollo autónomo de la población afroamericana, veían en Martin Delaney a uno de sus vanguardistas.

En lo referente a la desgracia de la guerra civil norteamericana, cuyo complejo planteamiento trascendió de la simple oposición entre abolicionistas y esclavistas, es incuestionable que las medidas liberadoras de Abraham Lincoln incrementaron los temores y la falta de confianza del Sur hacia la política de Washington.

La emancipación, irreversible, se incorporó en 1865 a la Constitución del país.

Concluida la guerra, el decenio siguiente despertó grandes esperanzas entre los negros, quienes accedieron a abundantes cargos de responsabilidad en los estados sureños.

Todo parecía augurar el éxito de la política integracionista, malograda por la obstinada actitud de la población blanca.

Pero todo empezó a cambiar a finales de siglo en el que los estados sureños aprobaron distintas leyes discriminatorias, con la consecuente cancelación de los progresos conseguidos por los afroamericanos.

La reacción  de las clases sociales americanas fue diversa, polarizada por norma general en torno a las ideas de separación y también integración.

 

Líderes afroamericanos.

DuBois, hombre de gran talento, consideró posible la integración. Tras la segunda Guerra Mundial, Martin Luther King y la Asociación Nacional para el Progreso de las Gentes de Color, dirigida por Roy Wilkins, siguieron su tarea.

Booker T. Washington creó a lo largo del siglo pasado un importante Instituto establecido en Tuskegee – Alabama, cuyos fines eran mejorar y alentar la agricultura, la artesanía y el comercio de la personas de raza negra, puesto que toda igualdad genuina debe respaldarse en una base económica.

 

Movimientos civiles.

Tras la relativa calma interna de la Segunda Guerra Mundial, en los años cincuenta y principios de los sesenta saltó a la palestra un activo Movimiento pro Derechos Civiles, de notable homogeneidad ideológica, empeñado en la integración política y educativa de las personas de raza negra con el resto de la sociedad.

Discurso de 17 minutos del Dr. Martin Luther King por lo derechos civiles que ha quedado para la historia.
 

Las reacciones en contra de estas iniciativas de la clase blanca a este movimiento estimularon incluso más el separatismo negro.

Una cuestión de procedimiento, surgió de la existencia de dos corrientes ideológicas que se definían por la conveniencia  de si convenía batallar en el marco ideológico predominante en el país, o bien lucrase del mismo.

Esto causó profundas divisiones entre los afroamericanos. Reflejo indudablemente de aquel incesante dualismo observado por DuBois. A rasgos generales, los contrincantes se distribuían entre los que habían conseguido cierta seguridad económica y el resto de la población negra.

No obstante, en toda generación debe tenerse presente que se trata de una comunidad heterogénea, englobando desde los riquísimos hasta los exageradamente pobres.

Si  los primeros acostumbran a sentirse más estadounidenses, los segundos, habitantes de los distritos pobres de las urbes del Norte, forman el grueso de seguidores con que cuentan los líderes más radicales de los movimientos nacionalistas negros.

 

Distribución y condiciones de vida en las ciudades estadounidenses.

En determinado trabajo sobre la distribución de los habitantes negros, a lo largo de cierta vía radial que nace en el corazón de la ciudad de Chicago, el sociólogo negro William Frazier traza el perfil de un tradicional modelo de alteración.

  • La periferia muestra los mayores porcentajes de negros con carrera, casados y dueños de su hogar.
  • En los cascos urbanos aparecen en cambio los mayores porcentajes de iletrados y criminales, cabezas de familia femeninos, nacimientos ilícitos, no muy frecuentes abandonos de hogar y adjudicatarios de la asistencia social. El índice más alto de delincuencia y el más bajo de profesionales y dueños de su residencia.

Algo semejante reflejó una investigación realizada en el Harlem neoyorkino. Los distritos de los interiores se sienten discriminados en todos los órdenes de la vida.

Las viviendas acostumbran a encontrarse en condiciones infrahumanas y los trabajos, en especial en la comunidad negra escasean. La educación es deficiente.

Hacinadas en desvencijados y enanos pisos de alguna
Hacinadas en desvencijados y enanos pisos de alguna casa de vecindad, multitud de familias afroamericanas subsisten en la mitad de la más penosa pobreza, con la sola compensación de unos nudos familiares sólidos y angostas relaciones con los vecinos.

Los traficantes de drogas, asaltantes callejeros, prostitutas y conjuntos de incontrolados están a la orden del día.

En estos guetos se respira el descontento general de los afroamericanos, sin que pueda descartarse el posible estallido de graves altercados como los de Harlem o el distrito Watts, en la ciudad de Los Ángeles.

No todos  los habitantes de estos distritos viven en semejantes entornos, por muy pobres que sean.

Muchos tienen una notable capacidad de supervivencia, un sentido del humor y unas ganas de vivir que encuentran su mejor expresión en la pujanza de su habla, el inglés negro. Esa vitalidad no hace sino más bien destacar lo trágico de su situación. El despilfarro de tanto talento es un lujo que ningún país puede permitirse.

 

0/5 (0 Reviews)