Afganos

Los afganos valoran muy positivamente a los buenos jinetes - etnias.net
Los afganos valoran muy positivamente a los buenos jinetes. Un Pueblo Acosado Por Imperios a lo Largo de su Historia.

 

Bandera de Afganistán
  • Ubicación: Afganistán.
  • Habitantes: Unos 34 millones de personas.
  • Idiomas: Pastún y dari o persa.
  • Religión: Islam, Budismo y el Zoroastrismo.


 

Características de los afganos.

Solo hace falta mirar el mapa para hacerse una idea del carácter árido y accidentado de su país.

El pueblo afgano lo forman un compendio de etnias que sobreviven unidas en mismo pais (no existe una etnia afgana)
El pueblo afgano lo forman un compendio de etnias que sobreviven unidas en mismo pais (no existe una etnia afgana)

En pleno corazón de Asia, la cordillera que forma el lomo de la altiplanicie iraniana se funde con las excelentes cimas occidentales de los Himalayas, para formar una complicada masa de picos muy altos y valles profundos.

Un pueblo con costumbres tan arraigadas y religioso, nos puede sorprender con datos que sin duda no esperariamos.

10 datos interesantes sobre los afganos.
  1. El año nuevo lo celebran el día 21 de marzo, el primer día de primavera y recibe el nombre de Nawroz.
  2. El juego nacional de los afganos es el buzkashi que consiste en coger cuantas más cabras mejor.
  3. Además han intentado que sea deporte olímpico. La ciudad afgana de Herat fue reconstruída por Alejandro Magno después de conquistarla en el año 330 a.c.
  4. La moneda de Afganistán se llama afganí.
  5. El nombre real de Afganistán es Estado Islámico de Afganistán.
  6. El opio es el producto agrícola de más rápido crecimiento. De hecho el 90% de la heroína que se vende en Europa es de este país.
  7. Hasta el 99% de la población es musulmana.
  8. Los hombres y mujeres nunca podrán darse la mano ni hablar directamente.
  9. La primera capital de Afganistán fue Kandahar, antes que lo fuera Kabul.
  10. Afganistán ocupa el último puesto en el Índice de Desarrollo Humano.

 

15 destinos que hay que ver si viajamos a Afganistán.

Todos conocemos que Afganistán no se destaca precisamente por la promoción del turismo en masa y de ningún tipo, aunque para aquellos viajeros curiosos y valientes este pais tiene joyas que todo buen viajero con instinto de explorador del siglo XVIII debería visitar. Aquí os dejo 15 lugares que seguro que no os dejaría indiferente.

  1. Shrine of Ali en Mazar-i Sharif,
  2. Blue Mosque en Mazar-i-Sharif.
  3. Babur Tomb en Kabul.
  4. Garden of Babur en Kabul.
  5. Shahr-e-Zahak conocida como Red City en Bamyan.
  6. Friday Mosque en Heart
  7. Christian Cemetery en Kabul
  8. Gawhar Shad Madrasa and Mausoleum en Heart.
  9. Minaret and Archaeological Remains of Jam
  10. Red Mosque en Kandahar.
  11. Khost Mosque en Balkh.
  12. Bibi Mahroo Hill en Kabul.
  13. Restos de Budas de Bāmiyān.
  14. Palacio de Tajbeg en Kabul.
  15. Reserva Qargha en Kabul.

 

Un pueblo acosado por imperios.

Desde el alborear de la historia, los pueblos de esta tierra inhóspita se han visto perjudicados por numerosas invasiones, desde Alejandro Magno a la cabeza de sus helenos, pasando por los hunos o hordas mongolas de Gengis Khan, los tártaros de Tamerlán y por supuesto no podían faltar los británicos en el siglo XIX.

Entre los imperios que han pasado por las tierras de los afganos se encuentra el imperio de Alejandro Magno en el siglo III a.C - etnias.net

    Entre los imperios que han pasado por las tierras de los afganos se encuentra el imperio de Alejandro Magno en el siglo III a.C

Pero los afganos han resistido pues son un pueblo fuerte, orgulloso y amante de su independencia.

Y otro tanto ha conseguido su creación política con la fundación de Afganistán, un país comprimido entre sus vecinos persas y paquistanies, sin olvidar los imperios de Rusia y China.

 

Etnias que componen el pueblo afgano.

Los pashtan se consideran como los afganos genuinos. A su liderazgo se debieron las victorias militares sobre los británicos y de su seno han surgido los líderes del moderno Afganistán.

En el siguiente mapa podemos ver las etnias que componen el mapa de Afganistán y su reparto geográfico por todo el pais. Se puede apreciar como la etnia pashtun se reparte casi la mitad del territorio - etnias.net

    En el siguiente mapa podemos ver las etnias que componen el mapa de Afganistán y su reparto geográfico por todo el pais. Se puede apreciar como la etnia pashtun se reparte casi la mitad del territorio.

Altos y morenos, de pelo negro como el azabache, dignos, hospitalarios y desprendidos, los pathanes suponen prácticamente la mitad de los 34 millones de habitantes del país.

El resto de etnias componentes del Estado nacional —los tadzhikos, hazaras, turkmenos, uzbekos, nuristani, beluches y kirguises— llevan siglos residiendo en sus distritos.

A pesar de entender a todos estos pueblos, la moderna historia afgana se reduce en esencia al empeño de los pashtan por supervisar el Estado independiente de Afganistán, bien a través de conquista o bien con el apoyo del resto de tribus incluidas en sus límites geográficos.

A similitud de los pashtun, en una gran parte residentes en la provincia paquistaní de la Frontera Noroeste, el resto de tribus se introducen a través de las naciones vecinas, tadzhikos, uzbekos y kirguises en Rusia y países de la antigua Unión Soviética, los hazaras y turkmenos en Irán y los beluches de Pakistán.

 

Los tadzhikos.

Los tadzhikos, que conforman más o menos un cuarto de la población total, han sido a lo largo de la historia los defensores de las fronteras orientales del imperio persa.

Su carácter rebelde jamás les ha dejado admitir de buena gana el predominio pathan, con lo que su presencia en los círculos oficiales es más bien extraña.

Los de la provincia de Herat se dedican a la agricultura, la ganadería y el comercio.

En el norte, como en las proximidades de la ciudad de Kabul, sus poblaciones son muy semejantes a las del Oriente Próximo, con casas dotadas de azoteas y en ocasiones una bóveda, muros de ladrillo secado al sol o bien bloques de arcilla, y un patio tapiado al que solo se accede a través de la vivienda y donde trabajan las mujeres, ocultas a la curiosidad de los extraños.

Ciertas localidades asemejan fortalezas del medievo, con sus sólidas torres flanqueantes y una sola puerta.

 

Los hazaras.

Los hazaras, de tez amarilla olivácea y acusado pliegue palpebral, descienden de las hordas mongolas que acompañaban los ejércitos de Gengis Khan. La explotación de los valles meridionales del Hindú Kush y de los montes Hazarajat apenas les deja subsistir.

 

Los turkmenos.

El millón de turkmenos y uzkekot residentes en Afganistán proceden de pueblos llegados con posterioridad a la invasión mongola.

Guerrero turkmeno montado a caballo - etnias.net

    Guerrero turkmeno montado a caballo

Los turkmenos se dedican a cultivar trigo, arroz, hortalizas y frutales en la zona norte del Hindú Kush, al tiempo que entre los uzbekos, campeones del buz kashi o juego de agarra la cabra, prevalece el nomadismo y la cría de caballos.

 

Los nuristani.

El origen de este grupo nacional, el nuristani, es muy discutido.

Habita el noreste del país, dedicándose preferentemente al cultivo de trigo y otros cereales.

Sus núcleos urbanos descansan sobre laderas empinadas salpicándolas de artísticas casas de madera con guirnaldas, frisos y rosetones grabados en puertas y ventanas.

 

Los kirguises y los beluches.

Los kirguises, son una reducida minoría establecida en las alturas del Pamir y los beluches, nómadas que recorren el sur del Afganistán, completan la lista de nacionalidades.

 

Economía del pais.

La difícil independencia afgana no ha resuelto los arduos problemas económicos y políticos del país.

Entre la aridez del terreno y la escasez de recursos mineros, el sistema económico, basado en la agricultura y la ganadería, no es muy productivo a pesar de cultivarse hasta el último palmo de tierra disponible.

 

Sistema político afgano.

El sistema político afgano se ha basado siempre en una organización tribal que dificulta las tendencias centralistas.

Parlamento afgano - etnias.net

    Parlamento afgano.

Kabul, la capital, ha sido y es dominio de los pashtan. En cambio los jefes tribales y grandes terratenientes disfrutan de un notable poderío en las provincias.

 

Organización social.

Las numerosas tribus pese a sus características particulares comparten ciertas peculiaridades. En todas tiene toda la importancia la ascendencia genealógica, siendo jefe de la tribu un khan o bien sultán, descendiente del creador del grupo.

Por los animados bazares al aire libre bullen mercaderes, gentes de la localidad y nómadas llegados de los aledaños - etnias.net

    1. Por los animados bazares al aire libre bullen mercaderes, gentes de la localidad y nómadas llegados de los aledaños. En estos mercados se discute el costo de todas y cada una de las mercaderías, entre aquellas que resaltan collares y objetos de plata turkmenos, pieles y porcelana de

Istalif

    , alfombras y bordados de Kandahar.

Este parentesco, genuino o bien mítico, le proporciona legitimidad a los ojos del clan, que raras veces admitirá otra autoridad.

Las gran cantidad de alianzas acostumbran a caracterizarse por su inestabilidad.

El Gobierno central se ha visto en toda circunstancia en la necesidad de conseguir la colaboración de estos líderes tribales, sin que por este motivo su control haya mejorado en muchos ámbitos, puesto que en ciertas zonas los afganos se aferran a sus especiales estilos de vida.

Las fronteras negociadas y establecidas en otros tiempos por rusos y británicos, fraccionaron las nacionalidades más esenciales del Afganistán, esperando que se reunirían en torno a Kabul y empezarían a considerarse, antes de nada, afganos.

Los abundantes analfabetos del país precisan de un escribano para dirigirse por escrito a la administración gubernamental. El Gobierno todavía no ha resuelto el inconveniente de la instrucción escolar, en especial en el caso de los pequeños nómadas.

Realmente, los pueblos siguen hoy en día identificándose con sus tribus respectivas y sostienen su fidelidad a las viejas instituciones.

Los buenos modos, parte esencial de su código de conducta, se complementan con un conjunto de ademanes formales. De esta forma, para saludar por la calle a un conocido, hace una ligera inclinación, se pone la mano derecha sobre el corazón y pronuncia unas palabras rituales cuyo significado viene a ser: “¿Cómo está ? ¿Cómo están sus padres? ¿Cómo están sus hijos? ¿Se encuentra bien?”.

El respeto al anciano o bien superior jerárquico se prueba besándole las manos, sin que esta expresión de humildad implique servilismo alguno.

 

Problemas entre etnias o grupos locales.

Existen dos esenciales factores de división, uno de los cuales es el idioma y otro es la religión.

Los pashtan hablan diferentes variaciones del pushto, los hazaras un dialecto del persa, las lenguas turcas y mongolas preservan su vigencia en el Norte y en el resto del país se emplea el dari, dialecto del farsi, lengua oficial del iraní.

Como es de suponer este problema lingüístico repercute en serios problemas educativos y de comunicación.

El segundo disgregador es la religión. La enorme mayoría profesa el islamismo sunnita, siendo sus maestros o mullah personas que ejercitan sobre los fieles una repercusión más bien conservadora.

Sin embargo, en ciertas zonas el islamismo es de reciente implantación. Los nuristani del noreste, por poner un ejemplo, se convirtieron en las postrimerías del siglo XIX.

Del budismo, predominante antiguamente en el país, solo quedan esculturas y monumentos.

En otras zonas, singularmente la occidental de Hazarajat, prevalecen los musulmanes chiítas, lo que asimismo ha producido fricciones, puesto que entre unos y otros fieles existen diferencias bastante similares a las observadas entre católicos y protestantes.

 

Juegos y deportes de los afganos.

Los entretenimientos del afgano reflejan la dureza su vida. Los pashtan, uzbekos y otros grupos étnicos admiten el carácter casi nacional de determinados deportes, cuya práctica acostumbra a acompañarse de esenciales apuestas.

Figuran entre los más conocidos las riñas de gallos, perros, cabras e inclusive camellos.


No obstante, la máxima pasión sigue concentrándose en el buzkashi, que se practica todos los viernes, día santo musulmán, en las llanuras nórdicas a lo largo del otoño y el invierno y una vez por año en la ciudad de Kabul para festejar el aniversario del rey.

 

El juego de Sujetar la Cabra o buzkashi.

En las elevadas llanuras septentrionales del Afganistán, múltiples equipos de increíbles y hábiles jinetes compiten por hacerse con el maltrecho cuerpo de una cabra.

El buzkashi es el juego principal de los afganos, a la habilidad de coger la cabra se une la necesidad de ser un gran jinete - etnias.net

    El buzkashi es el juego principal de los afganos, a la habilidad de coger la cabra se une la necesidad de ser un gran jinete

De manera firme sostienen las fustas entre los dientes, unos y otros pelean por llevar al animal a un círculo trazado en el suelo. No hay reglas ni tiene límites el terreno de juego.

El juego se desarrolla a un ritmo vibrante y con colérico empeño. El equipo que marque más tantos alcanzará un enorme prestigio.

Con ánimo de enfrentar a sus animales contra los de sus vecinos y conocidos, el afgano se desplaza desde lugares alejadísimos y apuesta sumas notables. En los ruedos luchan gallos, perros, cabras e inclusive camellos e incluso asisten a una riña de perdices.

Dos equipos de jinetes, de manera firme sostienen las fustas entre los dientes, galopan por una llanura tratando de lanzar el cadáver de una cabra en sendos círculos trazados en los dos extremos del terreno de juego.

Este feroz y emocionante deporte es conocido como buz kashi, o lo que es lo mismo Sujetar la Cabra y es con mucho el más emocionante de todos y cada uno de los deportes afganos.

Los juegos de los afganos son duros, como su vida, reducida desde siempre a un rutinario esmero por subsistir en un medio hostil.

 

Creencias del pueblo afgano.

La vida afgana se rige por los cinco pilares de la fe islámica, conforme los prescribiera el profeta Mahoma. Como por un complejo sistema de reglas, la Santa Shariah es base del mismo modo de la ley del país.

La Mezquita azul de Mazar-e Šarif en Mazar i Sharif

    La Mezquita azul de Mazar-e Šarif en Mazar i Sharif.

La oración de ritual se efectúa cinco veces al día y el devoto, cuando las circunstancias se lo permiten, se detiene para lavarse y rezar.

A lo largo del mes santo del Ramadán, el noveno del año musulmán, que consta de 13 meses, los fieles no pueden comer, beber ni fumar desde el alba hasta el crepúsculo.

El ritmo de la vida se hace más lento, los establecimientos cierran y las urbes quedan paralizadas. La animación regresa cuando cae la noche. Con el novilunio concluye el Ramadán y los 3 días siguientes se festejan con gran júbilo popular.

 

La familia y sus tradiciones.

La vida en familia de todos y cada uno de los afganos es principalmente patriarcal, hasta el punto de que múltiples generaciones de una familia conviven bajo exactamente el mismo techo.

La familia afgana es patriarcal - etnias.net

    La familia afgana es patriarcal.

Utilizan aún la indumentaria tradicional, como el poustine o chaquetón de piel de oveja, el tchapane o abrigo listado y entre las mujeres, el tchadris o capa plisada proveída de una rehendija para los ojos.

Las jóvenes de la ciudad de Kabul, donde más se acusan las influencias occidentales, acostumbran a expresar su inconformismo acortando sus faldas y abandonando el tchadris.

 

Las mujeres afganas.

Las afganas intentan normalmente eludir a los extraños y en el campo, donde no se utiliza velo, se cubren el semblante frente a los extraños.

Las mujeres afganas deben seguir y acatar unas estrictas normas sociales impuestas por la religión musulmana

    Las mujeres deben seguir y acatar unas estrictas normas sociales impuestas por la religión musulmana.

Las mujeres afganas tienden a mostrarse desconfiadas de los forasteros.

En cualquier  poblado hay mujeres dedicadas a la fabricación de las apreciadas alfombras, que pese a algunos progresos, prosigue siendo una artesanía tribal. Sus diseños son iguales a los consagrados por siglos de tradición

 

La gastronomía.

La cocina afgana, refugio femenino por antonomasia, es semejante a la paquistaní y también iraní, si bien cada zona tiene sus variedades.

Por norma general prevalecen los platos a base de arroz, entre los que destaca los pilaus y chelaus. También hay una gama muy amplia de pinchos morunos, el pan casero, el youghourt y el té.

Este último, bebida nacional en un país sujeto a la prohibición islámica del alcohol, se sirve caliente en tazas de cerámica.

Las tchai khanas o bien casas de té forman centros de asamblea donde la gente habla de negocios, cotillea y discute.

Algo que no deja de impresionar al forastero la cordialidad del afgano dotado de la proverbial calma del oriental.

 

Divisiones sociales.

A nivel económico, los afganos pueden clasificarse en tres grandes grupos: pastores nómadas, labradores y habitantes urbanos.

 

Los pastores.

Forman más o menos un sexto de la población, habitan sobre todo en las montañas del centro y el Norte y ciertos beluches en el Sur.

Se alojan en tiendas de pelo de cabra o en difíciles estructuras con armazón de madera y cubierta de fieltro, llamadas yurtas.

Sus ingresos proceden de la venta de carne y lana de ovinos, dando estos la materia prima para la fabricación de las alfombras, el producto afgano más conocido.

La producción de alfombras se hace casi siempre de forma manual y son reconocidas por su calidad en todo el mundo - etnias.net

    La producción de alfombras se hace casi siempre de forma manual y son reconocidas por su calidad en todo el mundo

A pesar de formar un esencial capítulo del comercio exterior, el anudado de alfombras prosigue siendo una actividad primordialmente tribal, femenina y muy conservadora en lo que se refiere a dibujos.

Dato interesante
La cría de corderos de raza karakul permite conseguir las conocidas pieles de astracán, con las que se elaboran prendas diferentes para el consumo interior, aparte de exportarse a Occidente.

 

Agricultura.

La agricultura, primordial fuente de riqueza debe hacer frente a gravísimos obstáculos como son la rigurosidad del tiempo y la pobreza de los suelos, en lo que solo puede cultivarse un tres por ciento de la superficie nacional. De ahí la necesidad de impulsar una decidida política de regadíos.

El cultivo del opio tiene una gran importancia en Afganistán - etnias.net

    El cultivo del opio tiene una gran importancia en Afganistán.

El viejo sistema de los karez o bien canales subterráneos genera buenos resultados en los distritos de Herat, Kandahar y Kabul, proyectándose la construcción de la nuevas presas con ayuda financiera de otros países.

Sin embargo, la tecnología agrícola registra un lento progreso, siendo aún el apero más esencial el llamado arado de balanza, hecho de madera y tirado por una yunta de bueyes.

Prácticamente todas las tierras de labranza se concentran en las llanuras de la ciudad de Kabul, Turquestán, Herat, Kandahar v el Seistán. al lado del río Hilmand.

Aparte de las alfombras, Afganistán es conocido por la calidad del lapislázuli que se halla en la provincia nororiental de Badakhstán.

En lo que se refiere a la minería, su desarrollo se ha visto complicado por una deficiente red de transportes, con lo que pocos afganos trabajan en las minas de berilo, sal mineral, sulfuro y lignito.

El Gobierno concentra sus sacrificios en el estímulo de determinadas industrias ligeras, como las factorías de tejidos de la ciudad de Kabul, las fábricas conserveras de Kandahar y la pequeña factoría de muebles de Nuristán.

 

Habitantes de las ciudades.

Muchos afganos de las urbes encontraron empleo temporal en la construcción de dos esenciales carreteras que atraviesan el país y de otros tantos aeropuertos internacionales en la ciudad de Kabul y Kandahar. Estos proyectos recibieron apoyo financiero exterior.

 

 

Deja un comentario